Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía pide que las pesquisas que restan por instruir del caso Palma Arena sean declaradas complejas

La Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía de la Comunidad Autónoma han presentado un escrito ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, en el que solicitan que la pieza principal del caso Palma Arena -centrado en un presunto desvío de más de cincuenta millones de euros públicos durante la construcción del velódromo palmesano- sea declarada compleja y su instrucción se amplíe a 18 meses.
Así lo piden también para el resto de piezas separadas cuyas investigaciones aún se encuentran abiertas. El juez ha dado traslado a las partes para que al respecto aleguen lo que estimen oportuno.
La petición de ambas acusaciones se basa en los requisitos establecidos por la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim), que establece seis meses de plazo máximo para instruir causas simples y hasta 18 para la investigación de las causas más complejas.
La declaración de complejidad debe ser solicitada por las acusaciones en cualquier momento antes de la expiración del plazo general de los seis meses, que en el caso Palma Arena finaliza el próximo 6 de junio.
La causa investiga la adjudicación presuntamente irregular de las obras del Palma Arena, inicialmente presupuestadas en 48 millones de euros y cuyo sobrecoste ascendió a más de cien. Asimismo, las pesquisas vinculan estos hechos con el enriquecimiento ilícito del que habría gozado el expresidente del Govern Jaume Matas y el elevado tren de vida que llevó mientras era máximo mandatario balear.
Cabe recordar que Matas ya cumplió nueve meses de prisión por un delito de tráfico de influencias en la primera pieza que fue juzgada de la causa, mientras que también fue condenado a una pena de multa por cohecho en el marco de este proceso judicial.
Según uno de los autos dictados por el magistrado, el exministro encargó en 2004 el tratar de obtener la adjudicación a Palma de la organización del Campeonato del Mundo de Ciclismo, previsto para 2007, con la finalidad de que esta concesión sirviera de base a la construcción de un velódromo cubierto que permitiera albergar el evento, sin que previamente a la solicitud cursada ante la Unión Ciclista Internacional (UCI) conste que se llevaran a cabo estudios sobre la viabilidad económica del proyecto.
Según las investigaciones, para su construcción fue diseñada una estrategia "al margen de cualquier mecanismo de control", para lo cual fue encargada a un organismo gestor carente de control administrativo previo, "como mera apariencia para disfrazar sus decisiones unipersonales bajo una fórmula colegiada que le eximiera de cualquier responsabilidad".
La complejidad del caso Palma Arena derivó en la apertura de 28 piezas separadas, entre ellas las relativas al caso Nóos, la financiación ilegal de la reforma de la sede del PP balear y el supuesto desvío de fondos en el anteproyecto de un palacio de la ópera que no llegó a construirse.