Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía imputa asesinato y profanación de cadáveres al joven que mató y descuartizó a su tío en Sevilla

El detenido propinó a su tío al menos once golpes en el cráneo encontrándose éste de espaldas y tumbado en el suelo
La Fiscalía de Sevilla ha imputado este lunes dos delitos de asesinato y profanación de cadáveres al hombre que fue detenido el día 29 de febrero por la Policía Nacional tras matar y descuartizar supuestamente a su tío de 54 años de edad en la vivienda donde ambos residían en Dos Hermanas, hechos por los que se encuentra en prisión provisional.
Fuentes judiciales han informado a Europa Press de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Dos Hermanas ha acogido este lunes una comparecencia para transformar el asunto en un procedimiento por jurado popular, en el marco de la cual el Ministerio Público ha atribuido al detenido dos presuntos delitos de asesinato y profanación de cadáveres.
De este modo, y según las fuentes consultadas por Europa Press, la Fiscalía considera que el detenido cometió un delito de asesinato al concurrir tanto el ensañamiento como la alevosía, pues, en relación al ensañamiento, la víctima presentaba en la cabeza al menos once golpes inciso-cortantes y profundos propinados con un objeto contundente, tipo picola, que le provocaron la muerte.
Asimismo, el Ministerio Público también considera que el detenido cometió el crimen con alevosía por la localización de estos golpes en la zona del cráneo del fallecido, que hacen presuponer que fue agredido cuando se encontraba de espaldas y seguramente encontrándose tumbado en el suelo, de manera que "no tuvo posibilidad" de defenderse de los referidos golpes.
La Fiscalía, asimismo, considera que el detenido habría incurrido en un delito de profanación de cadáveres, ya que descuartizó el cuerpo y de este modo llevó a cabo actuaciones "que van mucho más allá de lo necesario para ocultar el delito".
El juez se encuentra a la espera de recibir varios informes que ayudarán a aclarar el caso, entre ellos el informe completo de autopsia o un análisis de ADN en relación a los restos de sangre hallados en la vivienda donde tuvo lugar el crimen.
Cabe recordar que el juez que instruye la causa levantó la pasada semana el secreto de sumario que pesaba sobre las actuaciones después de tomar declaración al joven y de practicar, el pasado martes, una reconstrucción de los hechos que contó con la presencia del propio investigado, actualmente en prisión provisional, comunicada y sin fianza.
El joven, identificado como F.J.R.D., declaró ante el juez el día 3 de marzo y señaló que, en el marco de una discusión mantenida con su tío, le golpeó en una sola ocasión, tras lo que la víctima cayó al suelo y se dio con una mesa allí ubicada, lo que le habría provocado finalmente la muerte.
Asimismo, el joven admitió que, a continuación, descuartizó el cadáver, no obstante lo cual negó que se ensañara con su tío --D.D.R., de 54 años de edad--, ya que sólo le golpeó en una ocasión, aunque el informe forense y la inspección ocular realizada en la vivienda ponen de manifiesto que le habría golpeado en más de una ocasión.
En la reconstrucción de los hechos, el detenido volvió a insistir en que únicamente propinó un golpe al fallecido.
LOS HECHOS
Según las fuentes consultadas, tío y sobrino habrían protagonizado una disputa previa y los amigos del primero de ellos, con los que solía coincidir en bares de Dos Hermanas, le habrían echado en falta en los últimos días, extremo que les habría llevado a visitar el domicilio familiar de la calle Las Cabezas de San Juan.
Allí habrían encontrado al sobrino de este hombre, quien habría actuado de manera "extraña" ante los amigos del entonces desaparecido, lo que levantó las sospechas de estos últimos, hasta tal punto que decidieron alertar a la Policía Nacional.
Los agentes de la Policía Nacional, tras personarse en la citada vivienda el pasado lunes, interrogaron al sobrino del entonces desaparecido y éste habría confesado que había acabado con la vida de su tío, descuartizando incluso el cadáver.