Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía pidió al juez prohibir filmar las declaraciones de los mossos acusados de matar a Benítez

La Fiscalía pidió al presidente del tribunal que desde el lunes juzgará a seis Mossos d'Esquadra acusados de matar a Juan Andrés Benítez en 2013 que los medios de comunicación no puedan tomar imágenes de sus declaraciones, lo que el juez ha aceptado en un resolución este viernes.
Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, la fiscal Elena Contreras solicitó en una vista el jueves en la Audiencia de Barcelona limitar la filmación a las cuestiones previas y a los informes finales y que el resto del juicio --previsto que dure más de un mes-- solo pueda ser grabado en audio.
Ni las defensas de los agentes --de los seis acusados de homicidio y los dos acusados de obstrucción a la Justicia-- ni la acusación particular que representa a la hermana del fallecido se opusieron; solamente lo hizo la acusación popular, representada por la Asociación Catalana para la Defensa de los Derechos Humanos (ACDDH), que pidió que se pueda filmar íntegramente.
La fiscal invocó al artículo 682 de Ley de Enjuiciamiento Criminal: "El Juez o Tribunal, previa audiencia de las partes, podrá restringir la presencia de los medios de comunicación audiovisuales en las sesiones del juicio y prohibir que se graben todas o alguna de las audiencias cuando resulte imprescindible para preservar el orden".
El magistrado que presidirá el juicio con tribunal popular, José Luis Ramírez Ortiz, ha justificado así la aceptación de medida excepcional: "La divulgación de la imagen de los acusados, que gozan de tal presunción --de inocencia--, puede ser un adelanto de condena social aunque luego sean declarados inocentes, lo que puede ser especialmente lesivo teniendo en cuenta que se trata de agentes de la autoridad que podrían continuar en servicio activo".