Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía solicita 25 años de cárcel para el acusado de envenenar a su mujer en el 'Caso Talio'

La Fiscalía provincial de Las Palmas solicita 25 años de prisión para Iván R.A., acusado presuntamente por un delito de asesinato con circunstancia agravante mixta de parentesco por el fallecimiento de su mujer, Laura A.G.
Los dos miembros de la pareja trabajaban como enfermeros; él en la Unidad de Medicina Intensiva (UMI) del Hospital Insular y ella en la UMI del Hospital Doctor Negrín, ambos en Las Palmas de Gran Canaria.
De todos modos, y según recoge el escrito del fiscal, el acusado había trabajado previamente en la UMI las unidades de radiología, medicina interna, cirugía torácica, obstetricia y ginecología, por lo que considera que tenía "amplios conocimientos" de los tratamientos a dispensar en las distintas especialidades por las que había pasado, "además del manejo y efectos de los medicamentos que se utilizaban en las mismas".
Asimismo, se indica que la pareja tenía discusiones frecuentes debido a las deudas, por lo que desde antes de julio de 2010, el acusado presuntamente "decidió acabar con la vida" de Laura.
De esta forma, y debido a sus conocimientos en medicina, intentaría "ocultar su acción" tras una enfermedad rara que padecía supuestamente su mujer, causándole a ella "el mayor dolor posible".
LA INGESTA DE TALIO ES "MUY DAÑINA" PARA EL SER HUMANO
Sería entonces cuando comenzó a suministrarle talio, metal cuya ingesta es muy dañina para el ser humano, lo que empezaría a provocarle a la víctima síntomas como dolores o cansancio generalizado que ella atribuiría a estrés y falta de vitaminas.
De esta forma, y días antes del 15 de mayo, recoge el escrito, empezó a suministrarle, sin que ella se diera cuenta, benzodiacepinas y opiáceos junto a insulina, sufriendo el 15 de mayo de 2010 una hipoglucemia severa con pérdida de conocimiento y por la que tuvo que ser trasladada de urgencia al Hospital Insular.
A partir de ese momento Laura sufrió varias paradas cardiorespiratoria debido al suministro de, entre otros medicamentos, morfina o insulina, descubriendo en uno de los ingresos que esto último se estaba administrando de forma exógena a pesar de que, ya en los últimos ingresos estaba prohibida la entrada de personas que no fuera estrictamente médico fuera del horario de visitas.
Sin embargo, el acusado, debido a que era conocido en la unidad donde ingresaba su mujer, los compañeros accedían a que estuviera con ella. Así tras varios ingresos, finalmente Laura fallecería el 11 de julio de 2010 después de que, al ingresar en el hospital y responder bien al tratamiento, el acusado estuvo unas horas con ella cuando presuntamente le administro pentobarbital y morfina.
Así, la causa fundamental de la muerte, recoge el escrito, fue la poliintoxicación por diferentes sustancias, tales como son barbitúricos como tiopental; ansiolíticos benzodiacepínocos como Midazolam y Tetrazepam; insulima y talio, produciendo todo ello un fracaso multiorgánico provocado por el daño multivisceral que produce la intoxicación de las citadas sustancias.