Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía solicita 77 años de cárcel para el pederasta de Ciudad Lineal

Antonio Ortiz, Ciudad Linealtelecinco.es

La fiscalía de Madrid solicita en su escrito de acusación un total de 77 años de cárcel para Antonio Ortiz, conocido como el pederasta de Ciudad Lineal, como presunto responsable de tres delitos de agresión sexual, uno de violación, cuatro de detención ilegal y uno de lesiones. El hombre de nacionalidad española ya tenía antecedentes por abuso de menores por los que había cumplido condenada anteriormente.

Así consta en un auto al que ha tenido acceso Europa Press, en el que además se especifica para el acusado Antonio Ortiz, la petición del fiscal de mantener durante diez años la libertad vigilada después del cumplimiento de la pena de cárcel.
El juez de Instrucción número 11 de Madrid, Javier Pérez, dictó el auto de procesamiento del presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, por tres delitos de agresión sexual, cuatro de detención ilegal, dos delitos de lesiones y una falta de lesiones ante los fuertes indicios de su autoría.
Respecto a otros hechos que se le imputaban al inicio de la causa, el magistrado señaló que la investigación no había "permitido alcanzar evidencias o indicios de peso que permitan su procesamiento en relación con otros tres hechos" investigados en la instrucción.
Antonio Ortiz fue detenido en septiembre de 2014 después de una investigación policial que duró seis meses y en la que participó el FBI.
PRUEBAS INCRIMINATORIAS
El juez cuenta como pruebas de incriminación las ruedas de reconocimiento que practicaron las menores en las que Antonio fue reconocido como su agresor sexual.
Además, la Policía Científica halló sangre de una de las víctimas en el piso de Santa Virgilia número 3, donde los investigadores realizaron un exhaustivo registro. También se encontró una huella de una de las niñas en el plástico de un colchón.
Los restos de sangre pertenecían a una niña de 9 años que fue secuestrada el 10 de abril de 2014 a las 20.40 horas. La pequeña habría sido llevada a este piso, que por aquel entonces estaba de obras.
El juez habla en el auto de un informe sobre análisis de datos telefónicos del teléfono del acusado que concluye que coincide con la ubicación de dicho terminal en el lugar donde se cometieron los siete hechos investigados.