Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francesc de Carreras compara a Artur Mas con Hitler por creerse que representa la voluntad del pueblo

Cree que una de las consecuencias del desafío a la ley en Cataluña es que en la Barcelona de Ada Colau "ha desaparecido la autoridad"
El catedrático Francesc de Carreras, uno de los expertos que redactaron la propuesta de reforma constitucional de Ciudadanos, ha comparado al expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas con el dictador alemán Adolf Hitler porque, a su juicio, ambos se creyeron que representaban la voluntad del pueblo.
En una columna de opinión publicada este miércoles en el diario 'El País' bajo el título 'La singularidad catalana', el jurista recuerda la gran manifestación independentista que se llevó a cabo en Barcelona el 11 de septiembre de 2012.
Después de aquello, "Mas sostiene que las mayorías --o sea, los que se manifiestan-- están por encima de la ley. Cual Chávez, cual Maduro. Mas cree ser la reencarnación de la voluntad del pueblo, me recuerda a un innombrable alemán con bigote", afirma en el artículo. "Los conservadores encabezan el desorden, incumplen una y otra vez la ley", y "todo por Cataluña, claro, por la independencia", añade.
De Carreras lamenta que en la Barcelona de Ada Colau --donde se han producido disturbios recientemente en el barrio de Gràcia tras el desalojo de un banco 'okupado'-- "ha desaparecido la autoridad", algo que atribuye a que en Cataluña "los nacionalistas desafiaron a la ley los últimos años" y ahora es el turno de "los activistas antisistema".
TODO COMENZÓ CON MONTILLA
En su opinión, este proceso comenzó cuando el expresidente de la Generalitat José Montilla, convocó en 2012 una manifestación contra la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña en la que un millón y medio de personas protestaron en Barcelona "contra el Estado de Derecho", a su modo de ver.
"A partir de ahí todo era posible: los municipios se declaran favorables a la independencia y lucen esteladas en sus Ayuntamientos. Pero es mejor no impedirlo para no provocar. Complejo ante el nacionalismo catalán. Nada nuevo", indica el catedrático de Derecho Constitucional.
Después se produjo la manifestación de 2012, durante el gobierno de Mas, cuando un millón de personas reclamó la independencia de Cataluña, y en 2015 Ada Colau a la alcaldía de Barcelona. De Carreras cree que la advertencia que hizo entonces la regidora --"Si hay que desobedecer leyes injustas, se desobedecen"--, demuestra que "es partidaria del derecho natural, una curiosa activista preliberal y predemocrática".
CRITICA LA ACTITUD DEL PSC
Por último, el jurista alude a la lista conjunta con la que Convergència y la CUP se presentaron a las elecciones autonómicas de 2015 y a su posterior pacto con el "conglomerado antisistema" de la CUP, "para conservar el Gobierno".
"Estos, coherentes con sus principios, les montan el pollo de Gràcia un día y otro; Colau, valiente y con gran autoridad, sugiere que lo arreglen los vecinos, los diputados de la CUP culpan a los Mossos d'Esquadra. Sólo falta añadir que el PSC, oportuno siempre, respalda a Colau en el Ayuntamiento y (su líder) Miquel Iceta participa en otra manifestación separatista contra el Constitucional mientras se conmemora el 25 aniversario de la matanza terrorista de Vic", critica.
De Carreras afirma con ironía que todo esto es la "singularidad catalana" a la que se refiere el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. "Estamos donde teníamos, donde merecemos, estar", concluye.