Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia deja en libertad al presunto etarra Iñaki Imaz horas después de su arresto

Entre los más buscados desde 2010, Interior le sitúa en el aparato político y con acceso a la dirección de la banda terrorista
La justicia francesa ha dejado en libertad al presunto etarra Iñaki Imaz, apenas unas horas después de ser arrestado en la localidad gala de Hendaya, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.
Estas mismas fuentes han precisado que las autoridades francesas han decretado su puesta en libertad pero con control judicial, lo que significa que tendrá que comparecer periódicamente ante el juzgado. Imaz Munduate está reclamado por el juzgado central de instrucción número dos de la Audiencia Nacional por un delito de colaboración con banda terrorista.
Tras su detención, el Ministerio del Interior ha difundido un comunicado en el que aseguraba que Imaz integraba el aparato político de la banda y que mantenía contacto con la dirección ('zuba') de la organización criminal así como con las estructuras clandestinas de ETA en el sur de Francia, a los que prestaba apoyo y asesoría técnica. Además le atribuían la elaboración de los 'zutabes', el boletín interno de los terroristas.
Fuentes de la lucha antiterrorista explicaron a Europa Press que el detenido se encontraba a la "expectativa", como la mayoría de miembros de ETA que actualmente se encuentran en la clandestinidad, si bien su papel en ETA no era muy destacado en la actualidad sobre todo a raíz de su reciente paternidad.
Se encontraba en Hendaya alojado en un piso, según estas mismas fuentes, las cuales precisan que Imaz había llegado al país galo recientemente procedente de Irlanda, donde había permanecido los últimos tiempos.
Entre los más buscados de 2010, huyó en marzo de 2007 tras la desarticulación del 'comando Ureguerra' de ETA, con el que habría colaborado acogiendo a su líder José Angel Lerín Sánchez, o elaborando información sobre posibles objetivos.