Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El socialista Francisco Cuenca, elegido nuevo alcalde de Granada

El socialista, Francisco Cuenca, elegido nuevo alcalde de GranadaEFE

El socialista Francisco Cuenca se ha convertido este jueves en nuevo alcalde de Granada tras casi 13 años de gobierno 'popular' y después de que presentara su dimisión José Torres Hurtado, que fue detenido en el marco de la 'Operación Nazarí' por su presunta implicación en una supuesta trama corrupta en la ciudad. El nuevo regidor ha llamado al consenso de todos los grupos municipales, incluido el PP, para "expulsar cualquier atisbo de corrupción y arbitrariedad o mala práctica" en el Ayuntamiento.

Como se venía anunciando en las últimas semanas, Cuenca ha contado, además de con los votos de los ocho miembros de su grupo municipal, con el respaldo de los cuatro ediles de Ciudadanos, los tres de Vamos Granada y del de IU. No ha prosperado, pese a los intentos del PP, la propuesta de la hasta ahora concejal de Turismo y Participación, Rocío Díaz, para la que no ha sido suficiente el voto de los once concejales 'populares'.

La elección de Cuenca se ha producido tras el escrutinio de votos que la corporación ha depositado en la Jarra de los Caballeros XXIV, símbolo de la constitución del primero Concejo de la ciudad de Granada, y después de la constitución de la Mesa de Edad, presidida por el corporativo con más años, el concejal de Vamos Granada Luis de Haro-Rossi y el de menos, el 'popular' Rafael Caracuel.
En su discurso tras ser elegido como nuevo regidor tras la dimisión de José Torres Hurtado, que fue detenido en el marco de la 'Operación Nazarí' por su presunta implicación en una trama corrupta en la ciudad, Cuenca ha marcado sus prioridades para este mandato, que pasan por "abrir las ventanas" y ha considerado "fundamental" practicar una auditoría para "determinar el alcance que aqueja" a la institución.
Se ha comprometido a ser "honesto" y a que prime la igualdad "por encima de todo" y ha señalado que sus acciones políticas se centrarán en recuperar pasajeros en el aeropuerto de Granada, la conexión ferroviaria de la ciudad, reivindicar el soterramiento del AVE, el empleo, el Pacto por la Vega, el Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS) o el Parque de las Ciencias, la cultura y el patrimonio y "pelear" por obtener la Capitalidad Cultural Europea para el año 2031, además de dar respuesta a los problemas de movilidad de la ciudad.
Una vida política muy vinculada con Granada
Cuenca (Granada, 1969) es portavoz del grupo municipal socialista desde 2011. Es diplomado en Educación Física por la UGR, funcionario de la Junta de Andalucía en excedencia, y máster en Alta Dirección de Entidades Sociales. Ha sido coordinador de la Delegación de la Junta de Andalucía y delegado de Obras Públicas e Innovación en Granada, y es padre de dos hijos.

Originario del populoso barrio de la Chana, el socialista entró en política desde el movimiento vecinal, inspirado por su tío, Juan Cuenca, un histórico socialista que falleció en 2007, y cuyo nombre el PSOE ha llevado a un premio que otorga cada año a personalidades destacadas por su lucha social.

Es amante de la lectura y de la música independiente y el rock, una de las banderas que defendió en la pasada campaña de las municipales. Pero, además, también disfruta de las tradiciones, como la Semana Santa granadina o de los productos de la heladería de 'Los Italianos', o del deporte. Es socio del Granada CF desde niño, y también es un apasionado del Club Baloncesto Granada.

Toman posesión los tres concejales entrantes del PP en el Ayuntamiento de Granada

Cuenca decidió convertirse en candidato a la Alcaldía de Granada en 2010, y, aunque había otros aspirantes --José Antonio Aparicio, César Girón o Gabriel Martínez--, la Ejecutiva Municipal del PSOE le dio su respaldo "unánime" para presentarse a las elecciones municipales de 2011 por encarnar "nuevos aires para Granada".

Tras ser elegido, el socialista se mostró convencido de poder arrebatarle la Alcaldía a Torres Hurtado "desde los barrios", pero el 22 de mayo de 2011 Torres Hurtado revalidó su mayoría absoluta. Tras conocer su victoria, la misma noche electoral, Cuenca anunció que trabajaría "con lealtad" en la oposición, "redoblando el esfuerzo por la participación y por la regeneración de la vida pública", y al servicio de los intereses "generales y no particulares" de la ciudadanía.

Seguramente uno de los peores tragos de su trayectoria municipal fue el momento en el que comenzaron las acusaciones y los casos judiciales en los que se vio implicada su mujer, por sus trabajos como empresaria en una feria en Marruecos, cuando PSOE e IU gobernaban la Diputación.

Tras el cambio de gobierno en la institución provincial en 2011, el PP le acusó de beneficiarse de su relación con Cuenca, lo que éste siempre negó. Pese a todo, el PP, tanto en el Ayuntamiento como en la Diputación, le pidió que dimitiera, pero Cuenca se negó defendiendo la legalidad del trabajo realizado por su mujer. Incluso el Ayuntamiento de Granada llegó a convocar en mayo de 2012 un pleno para reprobarlo, pleno que motivó que toda la oposición se ausentara de la sesión en señal de protesta. La reprobación fue después anulada por un Juzgado de lo Contencioso-Administrativo.

Otro de los caballos de batalla de Cuenca ha sido el urbanismo de la ciudad, lo que le llevó a denunciar al entonces alcalde por una operación relacionada con el Palacio de Hielo, que no llegó a construirse, y el plan parcial de Cerrillo de Maracena. La denuncia acabó en la imputación de Torres Hurtado, que llegó a declarar ante el Juzgado de Instrucción 1, pero finalmente el caso se archivó. El equipo de gobierno denunció entonces a su vez a los concejales socialistas, pero de nuevo el asunto acabó en sobreseimiento.

El AVE ha sido una reivindicación constante del socialista, quien llegó a acusar al alcalde de no tener "agallas" para defender la estación de tren que Granada merecía y que ha apoyado a los vecinos de la Chana en sus reivindicaciones para el soterramiento.

En la última campaña de las municipales, a las que también concurrió como candidato socialista, se comprometió a liderar el cambio en Granada "desde el diálogo y sin estridencias". Fue en la cita del 24 de mayo de 2015 cuando el PP perdió la mayoría absoluta, y abrió la posibilidad de un acuerdo entre las formaciones nuevas (Vamos Granada y Ciudadanos), IU y PSOE para arrebatarle la Alcaldía a Torres Hurtado.

Susana Díaz espera que Granada tenga un gobierno "decente" del PSOE

En aquel momento, Cuenca inició negociaciones con todos los partidos, y estuvo a punto de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos. Tras una serie de encuentros con su portavoz, Luis Salvador, en un hotel de la ciudad, todo parecía indicar que iba a haber acuerdo, pero las negociaciones se truncaron. Una comida entre Salvador y Torres Hurtado en un conocido asador de la ciudad terminó completamente por dinamitar el acuerdo posible. Finalmente, el candidato 'popular' fue investido alcalde, y Cuenca pasó a la oposición.

Pocos meses después, la 'Operación Nazarí' que acabó con el arresto del alcalde y la edil de Urbanismo, Isabel Nieto, dio la vuelta a la situación municipal. La investigación a 17 personas por su presunta implicación en una trama corrupta en Granada y los registros en la sede del Ayuntamiento, la de Urbanismo, empresas y varios domicilios hizo saltar todas las alarmas.

La petición de dimisión para Torres Hurtado empezó a oírse no sólo desde PSOE, IU, Podemos, Vamos Granada o Ciudadanos, sino también desde sus propias filas. De hecho, ante su negativa a dimitir, el PP anunció el mismo día de su arresto que le suspendía de militancia, a él y a Nieto, y le reclamaba que diera "un paso al lado". Finalmente, Torres Hurtado aceptó renunciar, cinco días después, junto a Nieto, pero reclamó también que hiciera lo mismo Sebastián Pérez, concejal en la corporación desde 1991. Pérez aceptó su petición, y los tres renunciaron a sus cargos el mismo día, el pasado 18 de abril.

La intención era que C's no permitiera que acabara en el gobierno un PSOE con ocho concejales, y que siguiera el PP en el Ayuntamiento. Rocío Díaz fue la persona señalada por la dirección de su partido para sustituir a Torres Hurtado, pero el lance no fue recogido por Ciudadanos, que consideró que las medidas puestas en marcha por los 'populares' habían llegado "tarde".

Así, Cuenca y Salvador --que antes de C's militaba precisamente en el PSOE-- comenzaron una serie de negociaciones que han fructificado finalmente este jueves, para lo que los dos cuentan con el respaldo de sus direcciones regionales y nacionales, en un momento en el que a nivel estatal se ha abierto un nuevo periodo electoral.

Vamos Granada, tras someter a sus bases la pregunta de si apoyar o no a Cuenca, también anunció el voto positivo a Cuenca, e igualmente IU ya apostó desde un primer momento por desalojar al PP en el Ayuntamiento. Ninguno de los grupos municipales en la oposición ha manifestado por ahora su intención de entrar en el gobierno, con lo que el PSOE gobernará con un total de ocho de los 27 concejales en la oposición.