Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Franco ya no paseará por el Ferrol

La estatua, al almacén. Foto: EFE.telecinco.es
La estatua ecuestre de Francisco Franco ha sido retirada este jueves del patio de Herrerías del Arsenal Militar de Ferrol y trasladada en un camión a un almacén militar próximo a la escuela naval Antonio do Escaño de Caranza. Allí permanecerá en un almacén oculta bajo una lona en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.
La maniobra, que fue bastante compleja por las dimensiones de la efigie de bronce, de más de ocho toneladas de peso y seis metros de altura, se inició a las cuatro de la tarde. Un arnés sujetaba tanto al jinete como a su montura, en el interior de una jaula construida para asegurar el transporte de la estatua.
Una grúa izó la estatua hasta un camión góndola, que la traslado a lo largo de un kilómetro y medio por el interior del recinto militar y del astillero ferrolano de Navantia, por un espacio restringido lejos de las miradas del público.
Fuentes militares calcularon que la maniobra podría completarse en aproximadamente tres horas y confirmaron que será el Ministerio de Defensa el que corra con los gastos del traslado.
Una lona la ocultará
La estatua será depositada en el interior de una nave de repuestos de la Marina, en Caranza, dentro del recinto militar, donde la cubrirán con una enorme lona para mantenerla oculta.
Una docena de trabajadores del Arsenal y operarios participaron esta tarde en la maniobra de traslado de la polémica estatua ecuestre entre fuertes medidas de seguridad para sujetar la pieza escultórica.
La estatua fue un regalo de la ciudad al dictador en 1967, y pasó varias décadas en el centro de la plaza de España de Ferrol, puerta de la entrada a la ciudad natal de Franco.
En julio de 2002, un gobierno local encabezado por el BNG retiró la estatua para iniciar las obras de remodelación de este espacio y deposito la efigie en un lateral del patio de Herrerías, delante del Museo Naval de la ciudad.
Allí ha permanecido los últimos ocho años, y en enero el Ministerio de Defensa exigió al Ayuntamiento ferrolano la retirada de la estatua ecuestre.
El 14 de enero, el alcalde de Ferrol, Vicente Irisarri, del PSOE, anunció que la corporación local, propietaria de la estatua, había acordado en Junta de Portavoces guardar la efigie en un almacén militar.