Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las Fuerzas de Seguridad buscan a seis etarras huidos en las últimas operaciones

Tras las detenciones de los últimos días, la Policía y la Guardia Civil buscan con especial ahínco a otros seis etarras. Se trata de cuatro hombres y dos mujeres que lograron huir de dichas operaciones policiales.
Uno de los terroristas buscados es Javier Atristain Gorosabel, alias "Golfo". Atristain, vecino de San Sebastián de 39 años, formaba parte del comando de ETA llamado "Imanol", que estaba a las órdenes de Ibai Beobide, detenido el pasado 13 de febrero cuando viajaba en bicicleta en Guipúzcoa.
Junto a "Golfo", también figura en la lista de etarras buscados Ekhine Eizagirre, que presuntamente dirigía un segundo comando denominado "Ezpala".
Tanto Atristain como Aizagirre habían sido fichados por Beodibe para ser los responsables de los nuevos comandos a los que la organización había confiado su nueva ofensiva. Ahora, las Fuerzas de Seguridad los sitúan en Francia a donde habrían huido tras el arresto de Beodibe.
En la misma línea de investigación, Policía y Guardia Civil buscan a Ione Lozano, de 23 años, y Eider Zuriarrain, de 30. La primera, novia de Jon Rosales (detenido el pasado miércoles en Girona), está acusada de colaborar con banda armada y presuntamente tendría un lápiz de memoria con información sobre la elaboración de explosivos. Zuriarrain, por su parte, está acusada de haber encubierto a Beobide y haberle ayudado a huir a Burdeos en 2009.
Los dos últimos etarras buscados por los agentes son Andoni Zengotitabengoa y Oier Gómez, ambos encargados de la fábrica de explosivos descubierta a principios de febrero en Portugal.
Fuentes de la lucha antiterrorista sitúan a estos dos presuntos terroristas nuevamente en Francia. Los agentes, además, investigan la posibilidad de que ambos hayan dejado escondidos varios zulos con armas entre Lisboa y Coimbra antes de huir. EPF