Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gabriela Bravo muestra su "repulsa" a las declaraciones de Catalá sobre las fiscales de la trama Púnica

La consejera de Justicia, Gobernación y Reformas Democráticas de la Generalitat Valenciana, Gabriela Bravo, ha asegurado este viernes que comparte plenamente la "inquietud y repulsa" que han mostrado las asociaciones de fiscales en relación a las declaraciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ayer calificó de "anómalo" que las fiscales de la trama Púnica no acaten el criterio de Anticorrupción.
Bravo ha afirmado que es preocupante que el ministro dé por sentado que los fiscales no tienen otra posibilidad que aceptar las órdenes de arriba, en relación al informe de la Fiscalía remitido a la Audiencia Nacional y contrario a investigar al presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, al considerar quelos presuntos contratos con empresas de la trama que se le atribuyen al popular no llegaron a formalizarse.
"Comparto plenamente la inquietud y repulsa que los compañeros fiscales han puesto de manifiesto porque me resultó muy preocupante que un ministro diera por sentado que el fiscal no tiene otra posibilidad que aceptar las órdenes desde arriba. Muestra un absoluto desconocimiento de cómo funciona una estructura jerarquizada que tienen unos instrumentos para poner de manifiesto esa disconformidad", ha defendido Bravo antes de participar en la inauguración de las X Jornadas que celebra el Consejo General de Procuradores de España en Denia.
La exportavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha defendido la independencia del Ministerio Público y ha asegurado que manifestaciones como las del ministro Catalá "generan desconfianza" ante la ciudadanía porque les lleva a pensar que la Fiscalía es un mero instrumento del poder ejecutivo. Pese a ello ha afirmado que los fiscales actúan con absoluta objetividad y de forma autónoma dentro del marco jerarquizado de la Fiscalía.
Bravo ha descartado que los fiscales de la Comunidad Valenciana se hayan sentido coaccionados o limitados en el ejercicio de sus funciones en tramas vinculadas con la corrupción aunque ha pedido que quienes estén al frente de las instituciones no hagan declaraciones que dañen al Ministerio Público porque a éste se le encomienda la defensa de la legalidad.