Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón llama al PNV a rectificar el "retroceso histórico" de dejarse "atrapar" por la izquierda abertzale

Subraya que no habrá "ninguna medida de gracia para ningún terrorista" y que el Gobierno no negociará con ETA ni con ningún "interlocutor"
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, cree que el PNV "se ha dejado atrapar por esa vis expansiva que la izquierda abertzale ha mostrado" y le ha llamado a rectificar el "retroceso histórico" de acudir junto a Sortu a la manifestación del pasado sábado en la que se corearon consignas a favor de los presos de ETA.
En una entrevista en la Cope recogida por Europa Press, se ha declarado "dolido" porque un partido "de gobierno" se haya manifestado con la izquierda abertzale y cree que "habrá desanimado a una parte muy importante de la ciudadanía vasca".
Gallardón ha lamentado que el PNV haya "recuperado una fractura social que estaba absolutamente superada" porque estaba claro que "la única trinchera" que debía importar era la que separaba a los demócratas de los violentos y quienes los apoyaban. Por eso, ha confiado en que el PNV califique el hecho de "excepcional" y rectifique.
Así, cree que al margen de "conductas" que él considera que "podían ser delictivas" --al igual que la Fiscalía, ha recordado-- lo que ha habido es un "error político tremendo". "Todos sabemos dónde está Sortu, lo que es la izquierda abertzale y lo que es ETA", ha afirmado, añadiendo que el Estado de Derecho tiene que tener una "actitud firme" y ejercer su obligación para que ETA desaparezca, no contentarse con el "regalo" de que la banda haya dejado de matar.
Gallardón ha remarcado que la "única hoja de ruta" del Gobierno para terminar con ETA es "la disolución de la banda" y ha recalcado que el Ejecutivo "no se conforma" con que haya dejado la violencia sino que debe "desaparecer".
En este sentido, ha proclamado que el Gobierno aplicará las leyes y "no establecerá ninguna medida de gracia para ningún terrorista, en ningún caso" y tampoco se va a sentar a negociar ni con la banda "ni con ningún representante in interlocutor". ETA, ha remachado, ha sido "derrotada" y no puede pretender convertir su derrota "en discurso político".
LOS JUECES APLICAN LA LEY
El titular de Justicia ha pedido acatar y respetar las decisiones de los jueces tanto cuando gustan como cuando no --en alusión a la manifestación del sábado y al acto de expresos de ETA celebrado una semana antes en Durango--. Es más, cree que sería buena una reflexión sobre si la responsabilidad de las decisiones que no gustan "no es tanto de los jueces que aplican la ley" como de los legisladores que tal vez tendrían que "mejorar y perfeccionar algunas leyes".
Gallardón ha defendido también a los jueces que decidieron las excarcelaciones de los beneficiados por la anulación de los efectos retroactivos de la 'doctrina Parot'. Según ha dicho, entiende la "indignación" de las víctimas pero hay sentencias del Tribunal Constitucional que dejan claro que cuando están en juego derechos fundamentales --como la privación de libertad de un preso-- las sentencias del Tribunal de Estrasburgo "son ejecutivas".
En todo caso, ha subrayado que una situación así no volverá a producirse en España, aludiendo a la reforma del Código Penal que se está tramitando en el Congreso y que implantará la prisión permanente revisable. De ese modo, ha explicado, se podrá seguir privando de libertad a quienes presenten "riesgo cierto" de volver a delinquir "por ejemplo porque siga existiendo la banda terrorista y no se ha arrepentido" o, en el caso de un violador, porque no haya "sido capaz de superar sus patologías sexuales".