Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón afirma que hay un "cierto vértigo" por parte de la sociedad española al cambio político

El expresidente de la Comunidad y exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha afirmado que hay un "cierto vértigo" por parte de la sociedad española al cambio político, ya que es una sociedad "conservadora ideológicamente".
Así se manifestó el pasado lunes el exalcalde madrileño en el Foro Anual Look Excelencia de Gestión, al que acudió con el también expresidente de la Comunidad madrileña Joaquín Leguina. Ambos trataron temas de actualidad como la posibilidad de pactos políticos o la manera de eliminar la corrupción.
NUEVA ERA POLÍTICA
Gallardón señaló que "solo cuando el cambio es consumado y se ven los efectos se celebra". "Yo he tenido ocasión de comprobarlo en mi vida política, y no recuerdo una sola acción de renovación, incluso aquellas en las que se veía sobre el papel que iban a dar un resultado positivo, que no fuese inicialmente protestada", ha afirmado Alberto Ruiz-Gallardón.
El que fuera presidente de la Comunidad de Madrid entre 1995 y 2003 señaló que a los españoles "se nos ha olvidado" que la Constitución estableció un sistema parlamentario, porque "históricamente desde el 77 ha habido dos partidos hegemónicos".
En este sentido, aseveró que cree que "el bipartidismo es bueno" y que "está sociológicamente aceptado". "Soy partidario, respetando siempre la libertad de representación de las minorías, de establecer un mecanismo electoral que lo favorezca", matizó el expresidente, quien alabó el sistema electoral francés.
Leguina, que se mostró partidario de una gran coalición PP-PSOE, también señaló el sistema electoral francés como el idóneo, ya que "en primera ronda cada uno vota a quien quiere, y en la segunda a quien puede". "Yo soy bastante partidario del bipartidismo", admitió el primer presidente de la Comunidad de Madrid.
CORRUPCIÓN
Respecto a la corrupción, Alberto Ruiz-Gallardón indicó que hay que cambiar la mentalidad de las personas, tanto en la política como en la sociedad. "La sociedad debe establecer un reproche severo para que ningún político pueda tener la percepción de que beneficiarse a si mismo es compatible con un cargo público", señaló el exalcalde, quien también apostó por "cambiar las normas" para "dificultarles al máximo caer" en la corrupción.
Además, Gallardón apostó por "incompatibilizar" el ejercicio de una responsabilidad pública con el ejercicio de una responsabilidad en los partidos políticos. "No se compatibiliza en la mayoría de los países anglosajones la responsabilidad política con la dirección de un partido", señaló.
En el ámbito de la corrupción, Joaquín Leguina defendió el derecho a la presunción de inocencia, y señaló que la corrupción se evita "sacando los políticos las manos". "¿Qué pinta un político en una caja de ahorro?", se preguntó el expresidente de la Comunidad de Madrid.
PROBLEMAS DE ESPAÑA
Para Gallardón, el déficit más importante en España es el educativo, ya que "de ahí surgen muchos de los problemas, incluidos los separatismos". "No hemos tenido la capacidad de introducir unos temarios donde se relate la verdad de España, y cuando se conoce la verdad se puede optar por cualquier fórmula, incluida la independencia, sin embargo la mayoría de los que optan por la independencia lo hacen porque se les ha mentido" apuntó quien fuera ministro de Justicia.
Para Leguina, "los nuevos políticos que se dicen de izquierdas están hablando de la guerra civil, de cambiar el callejero, de cosas que no vienen a cuento... es como querer ganar la guerra después de haberla perdido".
Joaquín Leguina señaló el sistema fiscal como uno de los problemas del país, y dijo que unificaría dicho sistema, que "se ha ido por la pata abajo", ya que "el 90 por ciento del IRPF lo pagan los asalariados".