Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón felicita a la presidenta de la Asociación de Abuelas de la Plaza de Mayo por hallar a su nieto robado en 1978

La Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR) ha felicitado a la Asociación de Abuelas de la Plaza de Mayo y en especial a su presidenta, Estela de Carlotto, por encontrar al bebé robado por la dictadura número 114.
Se trata del nieto de Carlotto, al que separaron al nacer de su madre Laura, detenida en 1977 y desaparecida, hasta que en 1978 fue entregado su cuerpo sin vida a su madre. Desde entonces comenzó la búsqueda de Guido, el hijo que Laura tuvo en prisión y que nunca fue devuelto a su familia. Una búsqueda que ha acabado 36 años después.
"Si la felicidad tiene un nombre, hoy se llama Guido. Gracias a la lucha de las Abuela de la Plaza de Mayo, hoy hay un nieto más recuperado" ha declarado el exjuez español Baltasar Garzón que llegó a procesar en España por genocidio a la cúpula militar argentina.
Según destaca FIBGAR, la lucha de la Asociación de las Abuelas de la Plaza de Mayo comenzó en plena dictadura y ha conseguido involucrar al Estado argentino. De hecho, gracias a la creación de organismos como la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) existe el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), donde todo aquel que como Guido tenga dudas sobre sus orígenes puede comprobar su historia con una prueba de ADN.
EN ESPAÑA SE PAGA POR EL ADN
Además, la fundación denuncia que mientras Argentina cuenta con un banco de datos estatal para localizar a los bebés secuestrados, las familias en España tienen que costearse las pruebas de ADN.
Actualmente no existe en España un censo oficial de los más de 30.000 casos de bebés robados que hubo en el franquismo, por lo que sólo con la investigación a iniciativa privada de familiares y asociaciones de Memoria Histórica se ha podido llegar a estas cifras aproximadas. Lo mismo ocurre con las pruebas de ADN, de coste elevado y que solo se realizan gracias al esfuerzo de la sociedad civil.