Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón ve "hipócrita" que González diga defender Derechos Humanos en Venezuela mientras negocia con genocidas

El líder de Izquierda Unida-Unidad Popular, Alberto Garzón, considera "hipócrita" que el expresidente del Gobierno Felipe González presuma de defender los Derechos Humanos en algunos países como Venezuela mientras negocia con genocidas en Sudán.
En declaraciones a los periodistas a las puertas del Congreso, Garzón ha respondido así al ser preguntado por la información que publica el diario 'El Mundo', que recoge las cartas que Gonzalez envió a los presidentes de Sudán del Norte y de Sudan del Sur para ayudar al empresario hispano iraní Farshad Zandi en un negocio petrolífero.
El diputado de IU ha subrayado que si bien se pueden ensalzar al expresidente socialista por representar en cierto momento histórico del país el progreso y la creación del Estado social, también se puede denunciar sus actitudes en otros ámbitos, señalando en concreto la del envío de las citadas misivas, que considera "un atentado democrático".
PASIVIDAD DELEZNABLE SEGÚN QUIEN SEA
Según ha señalado, a la federación de izquierdas "siempre" le ha parecido "deleznable" la "pasividad" y la "tolerancia" con la que los gobiernos de España han tratado a diferentes dictaduras, entre las que ha citado la del Arabia Saudí, con la que incluso la Casa Real ha participado en procesos de intermediación comercial.
Garzón ha señalado que IU "siempre" se va a situar "radicalmente en contra" de todo proceso que "consolide" los regímenes dictatoriales y "siempre" va a denunciar la "hipocresía" de quienes, como Felipe González, dicen defender los Derechos Humanos y "hacen excepción" con algunos países, una posición que, a su juicio, "tiene más que ver con los arreglos económicos y comerciales que con la política y los Derechos Humanos".