Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón (IU) cree que si cristalizara una confluencia de izquierdas en Euskadi, PNV no gobernaría la próxima legislatura

El candidato de Izquierda Unida, Alberto Garzón, cree que, si cristalizara una confluencia de izquierdas en Euskadi de cara a las elecciones autonómicas vascas del próximo otoño, el PNV no gobernaría en Euskadi la próxima legislatura. No obstante, ha precisado que una alianza de este tipo es muy difícil de alcanzar y requiere "de mucho diálogo y entendimiento".
En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Garzón ha asegurado que en IU siempre han sido "muy claros respecto a la confluencia", aunque ha afirmado que todavía es "demasiado temprano", pese a que falten solo meses para los comicios autonómicos.
"A nosotros nos gustaría la colaboración electoral con fuerzas con las que pactemos un programa. Esto ha sido posible en las municipales con Podemos en lugares con Madrid, Barcelona y Zaragoza, y ha sido posible incluso con Bildu en el Senado en Navarra, es decir, que hay posibilidades siempre de armar cosas, pero son debates complejos y complicados que no pueden ser ni entre blanco ni entre negro", ha añadido.
Tras señalar que debe ser "una colaboración desde el respeto" a las otras fuerzas políticas distintas, ha apuntado que se pueden compartir "cosas en común, un programa, unos mínimos".
NO SÓLO EN EUSKADI
"Y creo que se dan las circunstancias, no solo en el País Vasco, de que, si eso se produjera, cristalizara y se materializara, efectivamente, no sólo el PNV no gobernaría en el País Vasco, sino es que directamente la derecha no podría gobernar porque, cuando estamos viviendo las consecuencias de la crisis, el Estado, incluso Europa, tiene una sociología de izquierdas", ha manifestado.
En este sentido, ha dicho que son los responsables políticos "los que tiene la obligación de poder armarlo", pero ha admitido que "no es nada fácil y requiere de mucho diálogo y entendimiento".