Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón aboga por que las siglas de IU estén presentes en la papeleta electoral de coalición con Podemos

Sitúa ahora entre seis y diez los diputados a los que aspira IU pero insiste en que las listas no deben ser el "obstáculo" del acuerdo
El portavoz parlamentario de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, cree que no habría "inconveniente" en que las siglas de su organización estuvieran presentes en la papeleta electoral que resulte del acuerdo que se alcance con Podemos para el próximo 26 de junio, aunque ha emplazado a que finalicen las negociaciones que aún están en marcha y que podrían culminar este mismo lunes.
"Una vez que se ha reconocido que las dos son fuerzas diferentes y nos respetamos, no hay ningún inconveniente en que la simbología de cada organización esté presente en la campaña electoral", ha dicho en declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, incluyendo en esta consideración las papeletas de voto.
El candidato a liderar IU ha explicado que el acuerdo con Podemos aún está en fase de negociación y "lo ideal" sería tener un resultado "lo antes posible", aunque no ha podido concretar si será este mismo lunes o en los próximos días. El plazo legal para registrar coaliciones finaliza el próximo viernes día 13, pese que ambas fuerzas han anunciado que antes quieren consultar el pacto con sus bases.
Según ha señalado, se trata de un acuerdo "global" en el que hay "muchos obstáculos", que no ha centrado ni en la configuración de las listas ni en la presencia de cada organización durante la campaña. A su juicio, estos son elementos importantes pero no los centrales que deben bloquear las negociaciones.
Garzón cree que el debate se ha centrado en las listas electorales porque es un elemento "espectacular" que "refleja ciertas cuotas de poder", pero ha defendido que durante las conversaciones no debe haber "egos" que bloqueen la negociación. "Cuanta más visibilidad mejor, pero tiene que ser un elemento subalterno de lo importante, que es ganar las elecciones para transformar el país", ha defendido.
En cualquier caso, ha insistido en que su objetivo es contar con un sexto de los candidatos en puestos de salida para obtener una representación justa en el Congreso. Esto se traduciría en un número de diputados no menor a los que obtendrían en solitario, que ha señalado que según las últimas encuestas oscilarían entre los seis y los diez parlamentarios. El pasado sábado, el Consejo Político Federal de IU colocó la horquilla entre los ocho y los doce diputados.
Garzón ha explicado que el problema está en que la consideración de puestos de salida es muy variable porque depende de varias "hipótesis" que cada formación pone sobre la mesa y en la que entran los últimos resultados, las encuestas o las expectativas de voto. "Todo desde la amabilidad porque el propósito es llegar a un acuerdo", ha garantizado insistiendo en la "generosidad y responsabilidad" de IU.
LA FINANCIACIÓN NO HA SIDO UN OBSTÁCULO
En lo que sí hay acuerdo, según ha revelado, es en el reparto de la financiación resultante de los resultados electorales. Aunque no ha dado detalles, ha recordado que los partidos reciben financiación por el número de votos obtenidos y ha asegurado que este asunto "no ha sido un obstáculo" durante la negociación y "se ha llegado a un acuerdo sin problema".
Lo que queda al margen de las negociaciones es la deuda previa de IU, que seguirá siendo de la organización sin que tenga ninguna relación con la coalición que se pueda alcanzar. "Cada problema de cada organización se queda en casa", ha asumido sobre una deuda que en el caso de IU supera los diez millones de euros arrastrada desde hace más de dos décadas.
Garzón ha revelado que habla prácticamente todos los días con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para actuar como "facilitadores" del acuerdo y ha abogado por dejar al margen las descalificaciones que ambos partidos se cruzaron durante los últimos meses. "Hay que entender que esto no es una cuestión de egos sino que queremos cambiar este país", ha señalado dejando al margen las cuestiones "de vientre".
Durante la campaña electoral cada formación tendrá su propia estrategia y actos propios, pero el dirigente de IU cree que lo "estimulante y apasionante" serán los actos conjuntos que puedan hacer Iglesias y él mismo con otros actores como los líderes de Barcelona En Comú, Ada Colau, de Compromís, Mónica Oltra, o de Anova, Xosé Manuel Beiras.
EN EL MISMO GRUPO PARLAMENTARIO
Una vez en el Congreso, habrá un grupo parlamentario común en el que IU quiere tener su presencia "autónoma" con su propio portavoz, sus diputados y su actividad, similar a la organización que ahora hay dentro del grupo de Podemos con las candidaturas de confluencia de Cataluña y Galicia.
Garzón cree que, para conseguir su objetivo, el adversario no debe ser el PSOE. "No sirve de nada adelantar al PSOE si no se transforma la sociedad", ha remarcado poniendo en objetivo en evitar que PP y Ciudadanos puedan sumar mayoría absoluta. Para ello, cree que hay que centrarse en la propuesta programática y no el reparto de sillones, por lo que ha insistido en que, a su juicio, fue un "error" de Iglesias poner sobre la mesa un reparto de puestos antes de tener un acuerdo cerrado.
A su juicio, lo que el líder de Podemos quiere reflejar con esta actitud es que cualquier fórmula de gobierno exigirá de un acuerdo entre varias formaciones políticas. "Yo ahí estoy dispuesto a asumir cualquier responsabilidad, pero es tan futurible que hay que ir fase a fase", ha dicho sobre su futuro.