Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón lamenta que la Mesa del Congreso sea de "mayoría conservadora" y espera que no sea el preludio del Gobierno

El candidato de Izquierda Unida en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, Alberto Garzón, ha lamentado este miércoles que la Mesa del Congreso de los Diputados vaya a ser de "mayoría conservadora" pese a que "había números" para que fuera progresista, y ha dicho que espera que no sea el preludio del próximo Gobierno.
En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso, Garzón ha señalado que los acuerdos entre PP, PSOE y Ciudadanos sobre la composición de la Mesa supone que habrá una mayoría conservadora porque, aunque la Cámara vaya a estar presidida por el socialista Patxi López, al que considera "un buen tipo", el PP y C's tendrán cinco de los nueve representantes.
Eso supondrá, a su juicio, que la nueva Mesa "hará una interpretación conservadora" del Reglamento del Congreso. "Esperemos que no sea el preludio de un Gobierno conservador", ha añadido, rechazando un posible nuevo pacto entre esos tres partidos.
NO REVELA AÚN A QUIÉN VOTARÁ PARA PRESIDIR EL CONGRESO
Cuando le han preguntado si los diputados de IU votarán a López como presidente del Congreso u optarán por Carolina Bescansa, de Podemos, ha contestado que parece que el candidato socialista tendrá suficientes apoyos para ganar la votación.
En cualquier caso, ha dicho que va a hablar con "todas las confluencias" y que IU quiere saber "por qué se presenta la alternativa" de Bescansa. "En virtud de lo que nos digan, votaremos a uno o a otro", ha agregado.
Por otro lado, Garzón ha manifestado su deseo de que en la próxima legislatura se dé "un giro radical a los cuatro años del PP" en el poder y que a partir del 18 de enero se puedan empezar a impulsar leyes para la paralización de los desahucios y la creación de un plan de empleo público, así como la derogación de "leyes regresivas" como la LOMCE y la "ley mordaza".