Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón dice que ir con Podemos a nuevas elecciones "no es una hipótesis" ahora pero no renuncia a la colaboración futura

El diputado de Izquierda Unida-Unidad Popular Alberto Garzón ha mantenido este jueves que concurrir con Podemos a unas nuevas elecciones no es una "hipótesis" que se plantee ahora porque no ve esos comicios en el horizonte y porque es consciente que el partido de Pablo Iglesias rechazó esa posibilidad hace unos meses, pero ha dicho que, si la formación morada "cambiara de posición", sería "una buena noticia" y las dos fuerzas podrían colaborar y extrapolar los buenos resultados obtenidos en los territorios en los que concurrieron juntos.
En una entrevista en Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, Garzón ha recordado los resultados electorales obtenidos en aquellas comunidades en las que Podemos e IU fueron juntos, como Cataluña o Galicia, donde fueron primera y segunda fuerza más votada, respectivamente, lo que evidencia que "cuando hay colaboración entre determinadas fuerzas que aunque son diferentes se ponen de acuerdo, se puede cambiar el escenario".
Sin embargo, la posibilidad de ir juntos a unos posibles comicios generales no es para IU "una hipótesis" que maneje actualmente porque "no vemos esas elecciones". Garzón ha seguido señalando que, si la viera, intentaría establecer "mecanismos de colaboración" aunque en su formación son "conscientes de que Podemos renunció a ello hace cuatro o cinco meses".
"Si cambiaran de posición, sería una buena noticia y sería un cambio en el panorama muy radical porque nosotros tenemos un millón de votos y ellos un total de cinco millones de votos", ha proseguido explicando el diputado, para quien "hay sumas que multiplican".
Garzón ha insistido en que ahora no es "una hipótesis que esté encima de la mesa", pero, al hilo de una hipotética concurrencia en común futura, ha incidido en que "esa colaboración tendría que ser siempre desde el reconocimiento" porque "somos proyectos políticos diferentes".
Como ya hiciera de cara a los comicios, ha insistido en defender que "Podemos es una cosa e IU-Unidad Popular es otra y si colaboramos tenemos que hacerlo aceptando nuestras diferencias". "No vamos a aceptar cualquier colaboración que signifique una absorción o una integración, eso no es una opción para nosotros", ha recalcado.
Con respecto a la posibilidad de que se celebren elecciones anticipadas, Garzón ha dicho que es una opción "perfectamente legítima", pero ha advertido de que esa situación demostraría que, "tras cinco meses, la izquierda no se ha puesto de acuerdo" y sería "el terreno más favorable para el PP".
En otro orden de cosas, Garzón ha explicado que aún no ha mantenido una "reunión presencial" con el líder de Podemos, pero que han hablado por teléfono.
Hha señalado que en una conversación le preguntó, si la oferta lanzada sobre el gobierno de PSOE, Podemos e IU, que es "legítima" y que incluso le colocaba a él mismo como ministro "era en serio o era tacticista", y que Iglesias le dijo que respondía a una "voluntad sincera" ya que él realmente quiere "participar en un Gobierno con PSOE y con nosotros". "Tengo que creerle", ha añadido el parlamentario, poniendo de manifiesto su "esperanza en que sea una decisión sincera, que esto pueda salir adelante y que PSOE y Podemos, que son los fundamentales, se pongan e acuerdo".
Sobre ese mismo asunto, en otro momento de la entrevista, Garzón ha dicho que se enteró del organigrama de ese Gobierno tripartito ideado por Iglesias por la prensa y ha añadido que, en cualquier caso, "cada uno" puede hacer "su propuesta". No obstante, ha recalcado que son los miembros de IU "los únicos portavoces acreditados" para hablar de sí mismos y que "no quieren hablar de ministerios, ni de nombres o apellidos" sino que su diálogo será "programa, programa y programa".
Será solo en caso de que haya acuerdo cuando se puede empezar a "hablar de otras cosas", ha indicado el diputado, que también ha recordado que un posible acuerdo de Gobierno sería revalidado por la militancia de la formación.
"OPTIMISTAS MODERADOS"
Como ya hiciera ayer tras su reunión con el secretario general del PSOE, Garzón ha explicado que el encuentro fue una primera toma de contacto aún sin negociación alguna --que comenzarán la semana que viene-- y que "hay razones para ser optimistas moderados" por la intención política de construir un gobierno alternativo al del PP "si bien no es nada fácil".
Garzón ha dicho que lo que hay que hacer ahora es "hablar mucho, esperar que la voluntad sea sincera por parte de todo el mundo" para que, sabiendo que son proyectos diferentes, "pueda haber un espacio de intersección programática, de elementos comunes, para poner en marcha un Gobierno que ataje la emergencia social del país".
El parlamentario ha incidido en que su formación "no va a mirar las siglas sino el programa" y que "si el programa nos gusta" el pacto de investidura podría contar con su apoyo para lo que se plantea que, por ejemplo, haya compromisos con la paralización de los desahucios, la lucha contra la corrupción o la derogación de leyes como la Lomce y la "Ley mordaza".