Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón autoriza la apertura de la fosa común donde está enterrado Lorca

El decanato de Granada ha recibido un exhorto del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, del que es titular Baltasar Garzón, por el que se autoriza la exhumación de los restos humanos de Dióscoro Galindo y Francisco Galadí Melgar, maestro y banderillero supuestamente enterrados con el poeta Federico García Lorca.
La exhumación, según el exhorto, deberá realizarse bajo la supervisión y dirección del Juzgado en cuya jurisdicción se encuentra el lugar referido, específicamente a la hora de proceder al levantamiento del cadáver, identificación, inhumación y registro de la víctima.
 Una vez que ha llegado al decanato de Granada, se ha procedido al reparto de este asunto, que ha recaído en el Juzgado de Instrucción número 2 de Granada, informaron fuentes judiciales en un comunicado.
Según señala el exhorto, la fecha de la exhumación y/o, en su caso, levantamiento de cadáver y traslado de restos, deberá ser comunicado al Juzgado Central de Instrucción número 5 y al grupo de expertos y equipo de Policía Judicial creado al efecto.
Fue el pasado 12 de septiembre cuando Galindo y Galadí presentaron en la Audiencia Nacional una demanda para poder recuperar los restos de sus antepasados, frente al "silencio" de los herederos de Lorca, "que ha primado siempre".
La nieta del maestro republicano defendió que la solicitud presentada ante el juez Baltasar Garzón era la "última salida" tras muchos años reclamando la exhumación. En todo ese tiempo, "ha ganado" la oposición de la familia del escritor a buscar la fosa pero ahora "tendrá que ser al revés", mantuvo Galindo.
Tras la presentación de la demanda, Laura García Lorca, sobrina nieta del poeta, mostró días después su "temor" a que la apertura de la fosa común se convierta en un "espectáculo", por lo que exigió entonces "todas las garantías de privacidad".
La familia de García Lorca accedía así a que, si lo autorizaba el juez, como así lo ha hecho, se procediera a esa apertura, y dijo respetar los "sentimientos" de los familiares de los enterrados con el poeta.