Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat saldará con Barcelona 123 millones de deuda a través del FLA especial

A 31 de diciembre pueden quedar pendientes de cobro 74 millones de antes de 2012
El Ayuntamiento de Barcelona prevé recibir antes de acabar el año 123 millones de euros de la deuda contraída por la Generalitat hasta el 31 de diciembre de 2012, un importe que se pagará a través del Fondo estatal de Liquidez Especial para las Comunidades Autónomas, ha anunciado este viernes la segunda teniente de alcalde y responsable de Economía, Sònia Recasens.
Este fondo es el mecanismo que el Estado creó en agosto a imagen y semejanza del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), pero en este caso para aquellos entes locales que están al corriente del pago con sus proveedores, y permitirá que a 31 de diciembre de este año quede pendiente de cobro de la Generalitat un máximo de 74 millones de antes de acabar el 2012.
En un encuentro con los medios, Recasens ha vuelto a reivindicar la "solvencia y fortaleza financiera" del consistorio, y ha explicado que en el paquete de los 123 millones figuran inversiones como una parte del Disseny Hub --20 millones--, y partidas referentes a servicios sociales, Ley de Barrios, el Instituto Municipal de Educación (Imeb), guarderías y el fondo de cooperación local.
El Ayuntamiento no ha podido beneficiarse en nada del FLA propiamente dicho porque cumple con la Ley de Morosidad y este fondo es para los incumplidores; y, en cuanto a los importes que la Generalitat aún no ha pagado de este mismo 2013, Recasens ha evitado concretarlos, y son los que acaban derivando en caballo de batalla entre gobierno y oposición.
65,8 MILLONES SIN HORIZONTE
De los 74 millones pendientes, 8,2 corresponden a obligaciones pendientes de reconocer por la Generalitat por motivos contables de calendario --actuaciones sobre todo de la Ley de Barrios del último trimestre de 2012--, los cuales el Ayuntamiento confía en que queden reconocidos antes de acabar el año y serán los más fáciles de cobrar, aunque desconoce cuándo.
Sin embargo, los 65,8 millones restantes son capítulo aparte: 44,8 millones de actuaciones básicamente de 2011 y 2012 --gastos en dependencia y Ley de Barrios-- la Generalitat no los ha reconocido porque no tiene presupuesto, pero Recasens ha afirmado que "una parte" debería incluirse cuando se elaboren los Presupuestos de 2014 del Govern.
Los últimos 21 millones están pendientes por "discrepancias" en cuanto al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de equipamientos sanitarios que el Govern considera que no debe ingresar al Ayuntamiento, pero que este le reclama porque para que la Generalitat no pagara IBI en estos centros el consistorio debería haberlo eximido expresamente en sus ordenanzas fiscales anuales.
Los impagos del IBI se remontan incluso a antes de 1999 en Centros de Atención Primaria (CAP) y hospitales, y Recasens ha responsabilizado al anterior gobierno socialista de no haber aplicado la exención, aunque sigue sin existir: ve "lógico" que se pacte esta exención y asegura que confía en la negociación con la Generalitat para cobrar, sin entrar por ahora en si prevé acciones judiciales.
7 MILLONES DADOS DE BAJA
La teniente de alcalde ha recordado que a 31 de diciembre de 2012 la deuda contabilizada de la Generalitat era de 226 millones, que, tras restarles los 22 que el Govern abonó a principios de este año, se quedaron en 204 a 30 de junio, pero la cifra pendiente de pago se redujo a 197 después de que el consistorio haya declarado de baja 7 millones por motu proprio.
Los motivos para dar de baja estos millones son diversos, según ella: 3,2 millones no fueron justificados por el Ayuntamiento --no se gastaron todos los previstos inicialmente en un programa, y de ahí que no se pudieran justificar los no usados--, y 3,9 posiblemente puedan cobrarse más adelante una vez terminen determinadas obras, pero de momento aún no se pueden justificar.