Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Génova' se lanza a reconquistar 1,5 millones de abstencionistas recuperando sus "señas de identidad"

En el PP creen que sólo sacarán de casa a los suyos si alertan de los peligros de una posible llegada de Pablo Iglesias a La Moncloa
La cúpula del PP está diseñando una campaña electoral para reconquistar al millón y medio de votantes de su formación que, según sus cálculos, optaron por la abstención en las elecciones de diciembre. Su principal argumento para movilizar a esos electores será alertar del peligro real que supone un Gobierno de "extrema izquierda" liderado por Pablo Iglesias.
Con ese propósito, el PP quiere recuperar sus "señas de identidad" y no obviar temas como la unidad de España, la defensa de la familia o la lucha contra el terrorismo y el apoyo a las víctimas, según han indicado a Europa Press fuentes de la dirección nacional.
En 'Génova' sostienen que la posibilidad real de que la unión de Podemos e IU supere al PSOE es real y, por eso, quieren hacer llegar a los ciudadanos el mensaje de que en este momento la utilidad de votar a Mariano Rajoy "tiene más sentido que nunca" para que Pablo Iglesias no llegue a La Moncloa.
EL MENSAJE DE LA ADVERTENCIA
En la dirección del PP niegan que estén apelando al "voto del miedo" y prefieren hablar de "voto de la advertencia", poniendo en valor la seguridad y la moderación que representa Mariano Rajoy frente la incertidumbre y la inseguridad que supondría un gobierno de la izquierda "radical".
En el partido, que está estudiando con detalle el CIS y las encuestas que se están publicando, se han marcado como objetivo recuperar a esos abstencionistas que no fueron a votar en diciembre y que, según sus cálculos, rondaría el millón y medio.
Según los 'populares', si consiguen movilizar a una parte de ese electorado el resultado del PP puede mejorar con respecto al 20D, donde lograron 123 escaños. De hecho, los más optimistas hablan incluso de la posibilidad de llegar a 130 escaños, lo que permitiría buscar un pacto con Ciudadanos si la formación de Albert Rivera se mantiene en los apoyos que logró en diciembre.
Sin embargo, dentro del PP hay cargos que no ven del todo claro una campaña centrada en atacar a Podemos, ya que, según alegan, el propio PP puede "alimentar al monstruo" y ayudarle en su objetivo de superar al Partido Socialista.
A POR EL VOTO DE CIUDADANOS
Los 'populares' también quieren repescar antiguos votantes que en diciembre, molestos por algunas medidas de Rajoy y los casos de corrupción que han afectado al PP, votaron a Rivera para castigar al Partido Popular.
Según 'Génova', de cada diez votos del Partido Popular, dos se quedaron en la abstención y dos se fueron a Ciudadanos (C's) y eso provocó que la pérdida de votos del PP el 20 de diciembre llegará a 3,6 millones.
La estrategia contra Ciudadanos tampoco cosecha una opinión unánime en el seno del PP. Hay quien apuesta por embetir contra el partido naranja, recordando que selló un pacto con el PSOE para derogar las reformas del PP y fue el único partido que apoyó la investidura de Pedro Sánchez para ser presidente del Gobierno.
Sin embargo, otros miembros del PP sostienen que hay que hay que evitar un ataque frontal contra un partido que, a su entender, puede provocar la desmovilización de una parte del electorado que puede ser clave en caso de pacto entre PP y C's en el futuro.
El PP ha estudiado con detalle los resultados de Ciudadanos y en qué provincias consiguió sus 40 escaños. En ese análisis, destaca que alrededor de 600.000 votos a esta formación no lograron representación parlamentaria y, en su opinión, "no sirvieron para nada".