Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gibraltar asegura que la embarcación de la Guardia Civil actuaba en aguas británicas y habla de intercambio verbal

El Gobierno de Gibraltar ha asegurado que una embarcación semirríguida de la Guardia Civil actuó en aguas británicas y ha limitado a un intercambio verbal el supuesto incidente entre el Servicio Marítimo del Instituto Armado y los efectivos de la Royal Police gibraltareña (RPG).
En un comunicado, el Ejecutivo de Fabian Picardo ha relatado que una embarcación de guardia de la Royal Police se trasladó pasadas las 11.40 al extremo oeste de la pista de aterrizaje del aeropuerto tras detectar una lancha semirríguida "no identificada" moviéndose "a alta velocidad por la zona".
Según la versión facilitada por fuentes españolas conocedoras del conflicto, la Guardia Civil había interceptado un barco de recreo que transportaba tabaco ilícito en aguas de la Bahía de Algeciras (Cádiz). Desde Gibraltar, no obstante, han señalado que la embarcación de la Guardia Civil "estaba tomando medidas ejecutivas fuera de su jurisdicción y dentro de aguas británicas".
El Gobierno gibraltareño ha explicado además que los efectivos de la Royal Police constataron que la Guardia Civil había detenido a una pequeña embarcación abierta de color blanco a la que se disponía a remolcar, mientras un agente español se encontraba en la citada embarcación con sus ocupantes mientras que el otro permanecía en la lancha semirríguida del Instituto Armado.
Las autoridades gibraltareñas han negado que existiera contacto alguno entra la patrullera de la Royal Police y la lancha del Servicio Marítimo de la Benemérita, un incidente durante el cual supuestamente un agente español habría resultado herido. Según su versión, la policía gibraltareña se posicionó junto al Instituto Armado para "cuestionar" su actividad y, tras un "intercambio verbal", la Guardia Civil remolcó la embarcación interceptada hacia aguas españolas.
"En ningún momento hubo un contacto físico de la patrullera de la RGP ni con el RHIB de la Guardia Civil ni con la embarcación abierta que iba a ser remolcada", recalca el Gobierno gibraltareño, que advierte reiteradamente de que "toma nota" de la información publicada sobre el incidente ocurrido "en aguas territoriales británicas de Gibraltar" y el supuesto agente herido.