Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gibraltar pide una presencia permanente de la UE en la Verja para controlar las colas

Remite a la Comisión Europea los datos con el tráfico de julio en el paso fronterizo
El Gobierno de Gibraltar quiere que la UE despliegue de forma "permanente" una misión de observación en la Verja que separa el Peñón de la localidad gaditana de La Línea de la Concepción para vigilar los controles que España efectúa sobre vehículos y personas como medida --creen los gibraltareños-- de presión política.
Así lo manifiesta el Gobierno que dirige Fabian Picardo en un comunicado en el que anuncia haber trasladado su queja a la Comisión Europea sobre la decisión adoptada recientemente por España de dar facilidades a los trabajadores transfronterizos para cruzar el paso.
Gibraltar denuncia que esta medida es discriminatoria porque beneficia exclusivamente a los trabajadores españoles que tienen su empleo en Gibraltar (unos 6.000) y a los gibraltareños contratados en España, minoritarios.
Y deja de lado, critica el Ejecutivo de Picardo, a "residentes de ambos lados de la frontera, turistas, niños, ancianos y enfermos", a quienes se deniega los mismos derechos. Si España justifica el refuerzo de los controles en la Verja para luchar contra el contrabando, Gibraltar y el Reino Unido insisten en que se trata de controles "políticamente motivados".
Tras quejas reiteradas de trabajadores españoles en Gibraltar en contra de la política actual de presión del Gobierno hacia el Peñón, el Gobierno anunció la semana pasada un nuevo procedimiento que permitirá a los trabajadores transfronterizos que cruzan cada día la Verja usar el carril reservado a aquellos que tienen objetos de declarar, que suele estar mucho menos saturado que el resto.
Además de esta queja, el Gobierno gibraltareño ha trasladado a la Comisión Europea un informe con datos sobre el flujo en la Verja este mes de julio. Según Gibraltar, el día con colas más lentas fue el 17 de julio, cuando salir del Peñón llevaba acarreado una espera de casi tres horas (178 minutos).
El 22 de julio las autoridades españolas, denuncia Gibraltar, provocaron una cola que se demoró por algo más de hora y media (148 minutos) para entrar en el Peñón. Los únicos días en los que no se formó cola para abandonar Gibraltar en dirección a España fueron los pasados 1 y 2 de julio, coincidiendo con las visitas del secretario británico de Estado para la UE, David Lidington, y de la última misión de observadores europeos.