Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La jueza Ginsburg regresa al Supremo de EE.UU. tras una operación de cáncer de páncreas

La jueza del Tribunal Supremo de EE.UU. Ruth Bader Ginsburg se reincorporó hoy a esa corte poco más de dos semanas después de someterse a una operación para que se le extirpara un tumor maligno en el páncreas.
Ginsburg ha recibido un pronóstico alentador de sus médicos, pues tras extirparle el tumor se le indicó que la enfermedad no se había extendido a los nódulos linfáticos o los órganos vecinos.
Nombrada para el cargo en 1933 por el entonces presidente Bill Clinton, Ginsburg es una de las voces liberales del Tribunal Supremo, una institución que en los últimos años ha dado un giro conservador, y la única mujer entre los nueve magistrados de esa corte.
La jueza, de 75 años, ha defendido el aborto, los derechos de la mujer y la restricción de la pena de muerte, a veces en contra de la mayoría de la corte.
Los jueces que componen el Tribunal Supremo tienen carácter vitalicio. Cuando se produce una baja entre ellos, corresponde al presidente estadounidense nombrar a un sustituto, que debe ser ratificado por el Senado.
Ginsburg recibió el pronóstico de cáncer el mes pasado y el 5 de febrero se sometió a la operación. Al día siguiente señaló que su intención era reincorporarse al tribunal para la sesión de hoy.