Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco condena los atentados de Bruselas con una concentración silenciosa celebrada en Vitoria

Se posiciona "radicalmente enfrente de quienes quieren destruir la convivencia democrática desde la violencia y el terror"
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha encabezado este miércoles la concentración silenciosa que ha tenido lugar en Vitoria en repulsa por los atentados registrados este pasado martes en Bruselas en los que murieron 31 personas y más de 200 resultaron heridas.
Durante los cinco minutos de silencio en recuerdo a las víctimas, Urkullu ha estado acompañado de la cónsul de Bélgica en Bilbao, Sylvie Lagneaux, y de los consejeros Josu Erkoreka, Ángel Toña, Ricardo Gatzagaetxebarri, Ana Oregi, Jon Darpón y del secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández, y más de un centenar de funcionarios públicos.
Tras la concentración, el portavoz del Gobierno vasco y consejero de Administración Pública y Justicia, Josu Erkoreka, ha asegurado que el acto pretende ser "más que un simple gesto" y que suponga la expresión de un compromiso ético, "que nos lleva a mantenernos de pie frente a quienes desde el chantaje terrorista pretenden doblegarnos".
Asimismo, ha destacado que también se asume, de esta manera, "un compromiso humano" por ser una "muestra de solidaridad" con las víctimas y la ciudadanía belga, y también de compromiso político "que nos lleva a persistir en la apuesta por la dignidad humana, defensa de los derechos humanos y de las libertades públicas".
"Esto nos sitúa radicalmente enfrente de quienes quieren destruir la convivencia democrática desde el ejercicio de la violencia y desde el terror", ha subrayado.
Erkoreka ha insistido en que el acto pretendía ser "un mensaje de fortalecimiento institucional y ciudadano" y de "rearme político y democrático frente a quienes atacan los principios que inspiraron la construcción de la Unión Europea y que se han querido poner en entredicho mediante los atentados de Bruselas".
PROTESTA DE TRABAJADORES
Durante la concentración silenciosa, los trabajadores de la ACB de Sesta y de Arcelor Zumarraga que se habían concentrado frente a las puertas del Gobierno vasco para expresar su rechazo al plan de viabilidad del Gobierno vasco, han secundado el silencio de la concentración para reanudar su protesta al finalizar la misma.
Ante este gesto, Erkoreka ha calificado la actitud de "positiva" y la ha enmarcado en el triple compromiso --ético, humano y político-- que el Gobierno vasco quería expresar con el acto de repulsa.