Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno, "indignado" por las 'tarjetas B' de Caja Madrid, evita valorar la situación de Rato

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reconocido este viernes que el Ejecutivo está "indignado" ante el escándalo de las tarjetas opacas que usaban los consejeros de Caja Madrid y ha afirmado que los mecanismos de control y transparencia "eran necesarios y había que haberlos puesto antes". En cuanto a la situación del expresidente de Bankia Rodrigo Rato, ha dicho que será el PP el que decida si continúa siendo militante o no.
"Es una práctica que, por desgracia, se ha producido en España durante bastantes años. Y se ha conocido ahora, lo que pone de manifiesto que los mecanismos de transparencia y control eran necesarios y había que haberlos puesto antes, pero los puso este Gobierno", ha declarado Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
Gracias esos mecanismos se están conociendo ahora hechos como este, que "creo que nos indignan a todos en general", ha manifestado. La vicepresidenta ha insistido en que "desde que ha empezado a haber transparencia en determinadas cuestiones, se están conociendo prácticas y actuaciones absolutamente reprochables que se han producido con anterioridad", y por ello ha abogado por "extenderla a todos los aspectos de la vida pública y también de la vida social".
También le han preguntado por la continuidad en el PP de Rodrigo Rato, a quien el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu acusa de haber "consentido, aceptado y propiciado" el uso indebido de fondos de la entidad mediante la atribución y uso en provecho propio de las 'tarjetas B' que se entregaron también a consejeros y directivos sin haber controlado la justificación de los gastos ni existir un sustento contractual para ello.
Tras señalar que "serán los tribunales los que decidan" sobre las personas implicadas en el caso, Sáenz de Santamaría ha subrayado que, como vicepresidenta y portavoz del Ejecutivo, no hace "valoraciones de lo que tienen que hacer los partidos". "No las hago de ninguno y tampoco del PP. Cada uno tendrá que aplicar sus estatutos con las garantías que esos estatutos prevén", ha añadido.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tampoco ha querido pronunciarse este viernes acerca de si Rato, que fue vicepresidente del Gobierno con José María Aznar durante dos legislaturas, debe seguir en el PP. A su entender, hay que esperar a las decisiones de los tribunales y del partido, que le ha abierto un expediente informativo.