Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Colau eliminará la función de antidisturbios de la Guardia Urbana

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha explicado este miércoles que el Plan Director de la Guardia Urbana en el que trabaja el Gobierno de Ada Colau no contemplará la función de antidisturbios, que desarrolla la Unidad de Apoyo Policial (USP), entre otras funciones.
"Las funciones de antidisturbios no son propias de la Guardia Urbana", ha remarcado Pisarello preguntado en declaraciones a los periodistas, tras lo que ha remarcado que este es el posicionamiento que ha defendido siempre el Gobierno municipal y que no está vinculado a la negociación de la modificación presupuestaria que se votará este jueves en pleno extraordinario.
Ha recordado que sostienen que la Urbana debe llevar a cabo políticas de proximidad en un modelo más descentralizado y transparente --ha dicho que es lo que pide el propio cuerpo policial, que está implicado en la elaboración del Plan Director, según él--, y ha insistido: "Consideramos que una policía municipal de proximidad no tiene como una de sus funciones desarrollar tareas de antidisturbios".
Pisarello ha señalado que el Plan Director se presentará este mayo en el pleno municipal --algo que pidió el PSC y se aprobó en el pleno del pasado viernes-- y que lo presentará Colau como una medida de gobierno, por lo que no requerirá la votación de los grupos.
El teniente de alcalde ha asegurado que el documento estará abierto a las aportaciones que puedan hacer los distintos grupos municipales, y ha insistido: "Llevaremos el Plan Director al pleno para que se pueda discutir con todas las fuerzas políticas".
Preguntado por la acusación de la edil de CiU Sònia Recasens de que han alcanzado un pacto con la CUP para disolverla USP en el marco de la negociación presupuestaria, Pisarello ha asegurado que no está vinculado a las cuentas, que es una convicción del Gobierno municipal desde el inicio y que ninguna partida de la modificación presupuestaria "refleja esta discusión".