Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco envía a los presos de ETA un documento informativo sobre beneficios penitenciarios

Cree que debe eliminarse "el impedimento" de usar "vías legales individuales" y pide que su entorno político haga "valoración crítica"
La Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno vasco ha remitido a los presos de ETA una carta en la que les informa sobre los recursos de los que disponen para desarrollar las posibilidades que ofrecen los beneficios penitenciarios, derivados de la progresión de grados, a los que podrían acogerse. "El cambio de la política penitenciaria también requiere cambios por parte de las personas presas y su entorno político", señala en esta misiva a la que ha tenido acceso Europa Press.
La carta, junto con un documento informativo en la que se detallan datos sobre progresión de grados, permisos, libertad condicional y "factores que pueden contribuir a los procesos de resocialización", ha sido remitida en el mes de abril a los presos de ETA, condenados por actos de violencia o por colaboración con la banda, encarcelados en prisiones del Estado, han explicado fuentes del Ejecutivo. En este documento, se detalla la legislación actual en estas materias y los requisitos que deberían cumplir para acogerse a ellas.
El envío de esta documentación, "solamente informativa", se enmarca en la línea de impulso de "una nueva política penitenciaria" en la que viene trabajando la Secretaría desde la aprobación del Plan del Plan de Paz y Convivencia en noviembre de 2013. En ella, se incluyen los documentos 'Hitzeman' y 'Zuzen Bidean', que fueron remitidos a los reclusos a finales de 2014 y principios de 2015.
Sin embargo, según recoge la carta remitida por el Gobierno a los reclusos, la posibilidad de implementar cambios en la orientación de la política penitenciaria está congelada" desde hace cuatro años.
En cualquier caso, el Ejecutivo vasco plantea que este cambio "necesita acciones por parte de tres actores", en referencia al Gobierno central, los presos "y su entorno político", y las instituciones y la sociedad vasca.
En relación a las acciones por parte de los reclusos, señala que "lo primero que ha de esperarse es que se elimine el impedimento que imposibilita a las personas presas utilizar las vías legales individuales para acceder a los beneficios penitenciarios derivados de la progresión de grados y a los procesos legales de reinserción".
Asimismo, apunta que "sería igualmente relevante que el entorno político de las personas presas hiciera una valoración crítica sobre las violaciones de derechos humanos provocadas en el pasado por ETA, que fuese útil a los procesos de resocialización, y a la que cada preso pudiera acogerse".
Este eje, remarca el Gobierno, "tiene una gran importancia", si bien "ha estado muy desatendido en el debate" sobre la política penitenciaria.
ACERCAMIENTO
Por otro lado, la carta recoge la necesidad de que el Gobierno español articule un proceso de acercamiento de los presos a cárceles próximas a sus lugres de residencia, en función de los previsto en el artículo 12.1 de la Ley Orgánica general penitenciaria, así como que se aplique el artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario a los reclusos con enfermedades graves e incurables.
Asimismo, señala que "debe esperarse del Gobierno español que promueva una política activa tendente a la reinserción y resocialización" de los presos "en tanto que se trata de un principio constitucional". Por otro lado, reclama que, en cumplimiento del artículo 10.14 del Estatuto de Gernika, se transfiera la competencia de prisiones.
APOYO A LAS "DEMANDAS DE HUMANIDAD"
Finalmente, defiende que "cabe esperar" de la sociedad vasca y sus instituciones "el apoyo a las demandas de humanidad" de las familias de los reclusos en relación al acercamiento y a los presos enfermos. Además, indica que a las instituciones vascas les corresponde también defender ante las instituciones del Estado "una política penitenciaria diferente" y la transferencia de las prisiones.
Asimismo, el Gobierno vasco, añade, debe desarrollar políticaS activas en la promoción de la reinserción social y políticas asistenciales de apoyo a la resocialización pos-penitenciaria.
Tras indicar que el Ejecutivo de Euskadi "está actuando" ya en esta materia y recordar del trabajo desarrollado durante el último año en torno al Programa 'Hitzeman' y el documento 'Zuzen Bidean', anima a realizar sus aportaciones en relación con las políticas penitenciarias y de reinserción y resocialización.