Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco "dará batalla donde toque" si el Ejecutivo central recurre la Ley de "víctimas de represión ilícita"

Jonan Fernández dice que la tortura es "una parte de la verdad" a la que "hay que hacer sitio"
El secretario de Paz y Convivencia, Jonan Fernández, ha afirmado que el Gobierno vasco "dará batalla donde toque" si el Ejecutivo central recurre la Ley de reconocimiento y reparación de las víctimas de 'represión ilícita' entre 1978 y 1999 si finalmente es aprobada en el Parlamento vasco. Asimismo, ha indicado que la tortura es "una parte de la verdad" a la que hay que hacer "sitio" y que el sufrimiento de sus víctimas fue "injusto" y "no tiene justificación".
En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, se ha referido, de esta manera, el informe del Ministerio de Interior que advierte de la posible inconstitucionalidad de ese proyecto de Ley que se está tramitando en la Cámara vasca.
Fernández ha afirmado que no le preocupa ese informe del Ministerio de Interior, salvo porque "indica una intención". "Pero no nos preocupa desde el punto de vista técnico jurídico. Este informe es una copia del que ya se entregó al Gobierno vasco el 3 de marzo y que está incluido en la documentación entregada al Parlamento vasco", ha añadido.
En este sentido, ha destacado que, en la tramitación de la ley, el Gobierno vasco tuvo en cuenta este informe y le dio respuesta en una memoria específica, además de tener en consideración algunos de sus aspectos.
"PONER OBSTÁCULOS A LA LEY"
"Es sorprendente que ahora una copia de aquel informe se olvide de considerar los cambios que ya se han introducido en el proyecto de ley y siga manteniendo las mismas tesis que mantenía en marzo. No tiene sentido y lo que indica es una intención, una voluntad política de poner obstáculos a esta ley", ha indicado.
Fernández ha precisado que se va a iniciar la fase de "diálogo final" con los grupos parlamentarios para poder sacar adelante la ley y sería "un buen final" que se aprobará con el apoyo de PSE y EH Bildu, que se alcanzara el "máximo consenso posible" y también se pudiera incorporar el PP.
El secretario de Paz y Convivencia ha indicado que, si finalmente se recurre la ley, tendrán que "seguir dando la batalla en donde toque" y no sería "una excepción" un recurso del Gobierno central porque "prácticamente todo lo que está haciendo el Gobierno vasco, se encuentra con esa actitud por parte del Gobierno español".
No obstante, ha precisado que tienen "dos elementos de fuerza", uno la seguridad de que "jurídicamente y técnicamente la ley está bien armada" y el otro es "la convicción de que esto es algo justo y necesario". Por ello, cree que se logrará "sacarlo adelante" porque es "de derecho, es justo y necesario".
"Existen estas víctimas, las víctimas por excesos, por abusos policiales, por vulneraciones de derechos humanos en un contexto de represión ilícita existen, todos las conocemos (..) Si existen estas víctimas como no vamos a hacer lo que sea necesario para poder reconocerles y repararles como es debido, es una obligación ética y es una obligación política y democrático", ha manifestado.
Por otra parte, sobre las relaciones con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha señalado que, hasta las elecciones de diciembre de 2015, "no han sido fáciles" porque, por parte del Gobierno central y del Ministerio, no ha habido "voluntad de crear un espacio de diálogo y trabajo compartido" en ninguna de las materias que les afectaban. Esa situación, según ha precisado, es "más acentuada y más precaria" desde que el Ejecutivo está en funciones.
INFORME TORTURAS
Por otra parte, en relación al informe del Instituto Vasco de Criminología encargado por el Gobierno vasco que constata la existencia de 4.000 víctimas de torturas en Euskadi entre 1960 y 2013, Fernández ha indicado que el Ejecutivo autónomo tiene un "compromiso firme" en esta materia.
Fernández ha manifestado que el Ejecutivo vasco está reconociendo ya a víctimas de "abusos policiales y de tortura" entre 1960 y 1978 y ahora mismo se está impulsando la citada ley para "seguir reparando y reconociendo a estas víctimas" a partir de 1979 y que confía en que pueda ser aprobada esta legislatura.
El secretario de Paz y Convivencia ha destacado el "valor e importancia" de que este jueves, en la clausura, en San Sebastián, del Curso de Verano de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) 'Verdad y reconocimiento para las víctimas de tortura, tratos inhumanos y degradantes', el Gobierno vasco realizara una autocrítica "clara, sin paños calientes" en este ámbito y ha asegurado no entender que se pueda afirmar que no hubo esa "revisión crítica" del pasado. "No hay que tenerle miedo a la autocrítica, ni a la que debe hacer uno ni la que hagan los otros", ha añadido.
En concreto, ha reiterado que las medidas de prevención que se articularon a partir de 2003 en la Ertzaintza para luchar contra "cualquier forma de opacidad que posibilita la tortura o los malos tratos", deberían haberse adoptado antes. Asimismo, ha apuntado que, en general, las instituciones, los agentes sociales, políticos institucionales, judiciales y forenses deberían haber reaccionado "antes" y haber prestado "más atención y ocupación a las denuncias de tortura".
Asimismo, ha afirmado que el Gobierno vasco ha reconocido que el sufrimiento padecido por las víctimas de la tortura ha sido "injusto" y no tiene "ninguna justificación".
Preguntado por la poca credibilidad que se daba a las denuncias de torturas, Fernández cree que, en general, había una "consciencia" de que existía la tortura. "Viviendo en el contexto en el que vivíamos, todo se vivía desde la trinchera, desde posiciones distantes y sin que la clave de los derechos humanos estuviera en el centro de la mesa y eso es lo que estamos ganando en este momento, estamos consiguiendo que sea la clave de los derechos humanos la que nos permita mirarlo todo de otra manera y con ojos críticos", ha añadido.
Tras señalar que el Gobierno vasco ya ha realizado actos de reconocimiento a estas víctimas, ha señalado que al Gobierno vasco le "importa la verdad". "no nos da miedo la verdad y estamos tratando de desvelar lo que ocurrió en el pasado, en todos los ámbitos", ha añadido.
Fernández ha señalado que, cuando tienen que desvelar el sufrimiento de personas amenazadas o de las familias de las personas asesinadas en casos que no han sido esclarecidos, se ha hecho "con toda claridad y sin ningún tipo de problema". Ha agregado que ahora están abordando "otra parte del pasado que hay que desvelar y que hay que conocer, que es la de la tortura". "Hay que hacerlo sin miedo y sin prejuicios", ha apuntado.
A su juicio, para construir el futuro y la convivencia en el futuro, "hay dos cosas muy importantes que hacer". Por una parte, tratar de desvelar toda la verdad objetiva de lo ocurrido en materia de vulneraciones de derechos humanos sin ninguna excepción y, por otra parte, contribuir a construir una memoria que contenga todas las verdades, todas las partes de la verdad", ha añadido.
En este sentido, ha asegurado que "la tortura es una parte de la verdad y hay que hacerle sitio a esa verdad". "Tiene que saberse que ocurrió esto y que no debió haber ocurrido y así como podemos decir esto con tranquilidad, con normalidad, tenemos que llegar a poder decir que ningún asesinato debió haber ocurrido, que estuvo mal, que no debió hacerse. Esta es la construcción de una memoria crítica", ha agregado.