Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno vasco cree "un acierto" el regreso a Euskadi de la Vuelta a España y subraya la ausencia de incidentes

El consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, ha destacado que el numeroso público que ha seguido la Vuelta Ciclista a España a su paso Euskadi, por segundo año consecutivo, demuestra el "acierto" que ha supuesto el regreso de esta competición al País Vasco, después de 30 años de ausencia "por razones ajenas al deporte".
Ares, a través de un comunicado, ha subrayado este miércoles que las dos etapas que el lunes y el martes discurrieron por la comunidad autónoma se desarrollaron "con absoluta normalidad".
El responsable autonómico de Interior ha afirmado que no se ha producido incidente alguno y que la Vuelta ha sido seguida por "la numerosísima afición vasca" al ciclismo. En su opinión, de esta forma se ha demostrado "el acierto de recuperar para la ciudadanía de Euskadi un evento deportivo del que se le privó durante tres décadas por razones ajenas al deporte".
EXCELENTE LABOR DE LA ERTZAINTZA
Por otra parte, ha felicitado a la Ertzaintza por la "excelente" labor realizada durante el paso de la prueba deportiva por Euskadi. Ares ha destacado el "perfecto" funcionamiento del acuerdo de coordinación policial alcanzado en la Junta de Seguridad celebrada en Madrid el pasado mes de julio.
La Policía autonómica, tal y como ha destacado, "ha cumplido perfectamente con sus competencias como Policía integral", al "responsabilizarse en exclusiva de todo el dispositivo de seguridad de la carrera, tanto en lo relativo a la custodia de los corredores como en el control de carreteras y en la prevención de cualquier tipo de incidencia".
El consejero ha informado de que en la etapa entre Oion (Álava) y Arrate (Gipuzkoa) participaron más de setecientos ertzainas y miñones --agentes forales de Álava--, apoyados por las diferentes policías locales.
Al día siguiente, en la etapa entre Barakaldo (Bizkaia) y Valdezcaray (La Rioja), cuya primera parte transcurría por carreteras vascas, trabajaron casi medio millar de ertzainas y miñones, además de los agentes de los cuerpos municipales.