Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno canario desestima el expediente de Bien de Interés Cultural del Oasis de Maspalomas

El Gobierno de Canarias ha desestimado este viernes en Consejo Gobierno el expediente de Bien de Interés Cultural (BIC) del Oasis de Maspalomas, en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), al considerarlo "inadecuado" e "inviable".
El consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Ejecutivo regional, Domingo Berriel, ha explicado que ha desestimado el expediente propuesto por el Cabildo de Gran Canaria, aunque si ha tenido en consideración la recuperación de todo el palmeral.
En ese sentido, ha adoptado una serie de encomendaciones a la Consejería de Obras Públicas, al amparo del artículo 47 del Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, para incoación y tramitación del procedimiento de suspensión de las determinaciones urbanísticas aplicables en el ámbito de suelo urbano consolidado.
En concreto, estas determinaciones urbanísticas se centran en el Plan General de San Bartolomé de Tirajana de 1996 y modificación que afecten a esta zona y el Plan de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad de San Bartolomé de Tirajana.
Asimismo, el acuerdo adoptado por el Gobierno canario en relación a proteger el palmeral recoge que la propuesta que en su momento formule la Consejería de Obras Públicas deberá incorporar las normas sustantivas de ordenación aplicables transitoriamente en sustitución de las que se suspendan, teniendo que respetar la protección máxima del hábitat del palmeral garantizando su disfrute público, así como la integración del palmeral en la zona litoral proponiendo la relación entre ambos sistemas y sustituyendo las edificaciones existentes por espacios libres.
También recoge la necesidad de que se garanticen las cuencas visuales de uso público, que incluyan el palmeral y la zona litoral, buscando la permeabilidad con la zona de costa; potenciar el entorno del Faro de Maspalomas y trasladar las edificabilidades complementarias existentes al igual que las turísticas, incluyendo su capacidad alojativa, a otras ubicaciones cuando limiten la zona del palmeral y el ecosistema que se quiere proteger.
La propuesta al respecto, indicó Berriel, debe ser remitida a la Consejería que lidera antes del 15 de octubre. El consejero también expuso que se podrán adoptar las medidas cautelares que se consideren pertinente hasta el desarrollo de esta acción.
Cuestionado por el traslado de las edificaciones que se encuentran en la zona que se pretende proteger, indicó que la normativa actual deja "suficiente margen" para la reubicación de los mismos porque hay "espacio suficiente" para ello, matizando además que esta decisión no retrasa la remodelación turística de la zona, entre ellos, la que persigue la cadena hotelera RIU, que ya cuenta con licencia para la demolición del hotel que tiene en la zona.
Sin embargo, Berriel puntualizó que RIU podría demoler pero, consideró, que no debería construir, es por ello que se ha posibilitado adoptar las medidas cautelares pertinentes, ya que el objetivo del Gobierno canario es "despejar todo" el litoral en la zona del palmeral, así como el palmeral para preservar ese entorno medioambiental.
Finalmente, Berriel consideró que el Gobierno regional ha ido "en la línea" del Cabildo de Gran Canaria haciendo, en todo caso, una propuesta "más ambiciosa" en lo que se refiere a la protección ambiental.