Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho partidos piden mañana al Gobierno que demande a Israel por destruir el aeropuerto de Gaza pagado por España

Izquierda Plural y el Grupo Mixto defenderán este miércoles en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso una iniciativa firmada por ocho partidos para reclamar la suspensión del acuerdo de asociación que la Unión Europea tiene suscrito con Israel desde 1995, que se ponga fin al bloqueo de la franja de Gaza y que se exijan a Israel daños y perjuicios por haber destruido en sus últimos ataques el aeropuerto de la franja, que fue financiado por España.
Se trata de una proposición no de ley firmada por los integrantes de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y por las formaciones Amaiur, ERC, el Bloque Nacionalista Galego (BNG), Nueva Canarias (NC), Compromís-Equo y Geroa Bai, adscritas al Grupo Mixto.
En la iniciativa, impulsada por el BNG y a cuyo texto ha tenido acceso Europa Press, estas formaciones argumentan que Israel viene incurriendo en una "vulneración flagrante" del artículo dos del acuerdo que tiene con la Unión Europea y que compromete a "respetar los derechos humanos y los principios democráticos".
NO VENDERLES ARMAS
Por eso quieren que el Congreso exija al Gobierno que promueva la suspensión de ese acuerdo de asociación vigente desde hace 19 años y que proceda, asimismo, a suspender el comercio de armas con Israel mientras este país no cumpla la legislación internacional en materia de Derechos Humanos y con las disposiciones de la Convención de Ginebra.
Estos siete partidos también defienden que el Ejecutivo haga gestiones ante la comunidad internacional para lograr que finalice el bloqueo al que está sometida la Franja de Gaza desde 2006, así como que incentive la vía del diálogo y la negociación para terminar con la ocupación del territorio palestino que arrancó en 1967 y que se proceda a la aplicación efectiva de las decisiones de Naciones Unidas.
En el último punto de la proposición no de ley animan al Gobierno a demandar "daños y perjuicios" al Estado de Israel por la destrucción del aeropuerto de Gaza, cuya construcción financió España y que es "una infraestructura básica para las comunicaciones" y para poder el "aislamiento en el que vive la población de la franja".