Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno condecora con la Orden de Isabel la Católica al jefe de los servicios secretos de Portugal

El Gobierno en funciones ha aprobado este viernes condecorar al responsable de los servicios secretos portugueses con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, la condecoración diplomática por excelencia de España.
El Consejo de Ministros ha dado luz verde al real decreto por el que se aprueba distinguir con la Orden de Isabel la Católica al secretario general de los Servicios de Información de la República Portuguesa, Julio Alberto Carneiro Pereira, en el puesto desde el año 2005.
Bajo el mandato de Carneiro Pereira, la inteligencia portuguesa colaboró con España en la desarticulación en el año 2010 de la base que ETA estableció en la localidad de Óbidos, al norte de Lisboa, y la detención de varios etarras vinculados a esta base.
La Orden de Isabel la Católica fue creada en el año 1815 por el rey Fernando VII con el fin de premiar la lealtad a España y los méritos de ciudadanos españoles y extranjeros especialmente en favor del mantenimiento de la América española, en pleno proceso por entonces de lucha por su independencia.
En la actualidad tiene por objeto (según se expresa en su Reglamento) premiar los comportamientos extraordinarios de carácter civil realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación española con el resto de la Comunidad Internacional.
Desde 1815 y hasta la actualidad, ha distinguido a más de 71.000 beneficiarios, tanto personalidades españolas como extranjeras. Entre ellos, militares como Espartero, políticos como Adolfo Suárez, Felipe González o François Mitterrand, así como pintores como Joan Miró o escritores como Camilo José Cela, por citar algunos ejemplos. Una de las últimas personalidades en ingresar en la Orden ha sido la nueva ministra argentina de Exteriores, Susana Malcorra.