Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno subraya al PSOE que combate a los ultras con el mismo plan que Rubalcaba pero "endurecido"

Soraya Rodríguez reprocha al PP falta de contundencia y avisa de que "no se puede dar calor al huevo de la serpiente"
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado al PSOE en el Congreso que el Ejecutivo está combatiendo a la extrema derecha con las mismas leyes y el mismo plan que aplicó Alfredo Pérez Rubalcaba cuando era ministro del Interior, solo que "endurecido", y ha avisado a los socialistas de que sus críticas "indiscriminadas" les llevan a hacerse la oposición a si mismos.
Así ha respondido a una pregunta de la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, que se interesaba por el asalto a la sede cultural de la Generalitat en Madrid que llevaron a cabo varios miembros de la extrema derecha con motivo de la Diada.
A su juicio, ese episodio podría considerar un hecho aislado si no hubiera venido "precedido de actuaciones que han alarmado a la ciudadanía democrática" y protagonizadas por miembros del PP como la delegada del Gobierno en Cataluña condecorando a miembro de la División Azul, la presencia de una bandera franquista en un desfile o de una pancarta sobre Adolf Hitler en una corrida de toros, y la difusión de fotos de militantes del PP saludando al modo fascista.
EL PP DEBE UNA RESPUESTA TAJANTE
Para Soraya Rodríguez, el PP tiene su responsabilidad como "gran partido de la derecha española" al que los historiadores reconocen el mérito de absorber a la extrema derecha. "Tienen la responsabilidad de responder de forma enérgica y tajante para que no quepa ninguna duda de que ningún partido puede comulgar con estas manifestaciones, pero las respuestas de sus cargos públicos han sido de todo, menos contundentes o inequívocas", ha añadido.
En este sentido, ha recordado declaraciones como la un alcalde lucense que considera que los condenados a muerte en el franquismo "se lo merecían", al portavoz adjunto del PP Rafael Hernando, asegurando que la II República trajo un millón de muertes o el presidente de la Comisión Constitucional equiparando la bandera constitucional republicana con la de los golpistas de Franco.
"No se puede convivir con el huevo de la serpiente, ni mucho menos darles el calor que permita su incubación", ha subrayado la portavoz socialista, destacando que "estas manifestaciones son mucho más intolerables en un país donde miles de españoles aún siguen buscando en las fosas comunes a sus familiares víctimas de la Guerra Civil o de la represión franquista".
La vicepresidenta del Gobierno ha recordado la condena unánime del Parlamento ante la grave agresión que supuso este ataque a dependencias de la Generalitat en Madrid pero se ha quejado de que el PSOE lo utilice para criticar al Gobierno y al PP con "frivolidad" y "argumentos poco dignos": "Usted sola vuelve a salirse del consenso", ha dicho.
Según ha recordado, cuando el secretario general del PSOE era ministro del Interior ya tuvo que hacer frente a preguntas sobre actos ultras y su respuesta fue remitirse al Estado de Derecho. "Si entonces nuestra legislación era la más avanzada, no sé por que ahora va a dejar de serlo --ha añadido--. Aplicamos el mismo plan que aprobó Rubalcaba para luchar contra esos grupos, solo que ahora endurecido".
187 ULTRAS Y ANTISISTEMA DETENIDOS EN 2012
Sáenz de Santamaría ha indicado que en 2012, las Fuerzas de Seguridad detuvieron a 126 miembros de la extrema derecha radical, a 141 de la izquierda radical más extrema y a 20 anarco-insurreccionalistas".
En su opinión, la oposición "indiscriminada" que lleva a cabo el PSOE, queriendo "luchar por todo", lleva a los socialistas a acabar "haciéndose la oposición a si mismos".
En todo caso, la vicepresidenta ha destacado la "contundencia" de las Fuerzas de Seguridad que detuvieron a las pocas horas a los autores del ataque ultra a Blanquerna y ha recordado la pretensión del Gobierno de incluir en el nuevo Código Penal el castigo con penas de prisión para quienes inciten el odio o a la violencia. "Si nos pusimos de acuerdo en ese reproche políticos a una agresión tan grave, podremos ponernos de acuerdo en reforzar el marco penal para perseguirlo", sostiene.