Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco cree que las palabras de Rouco Varela "siembran la discordia" y extienden "la incomprensión"

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que las palabras del cardenal Antonio María Rouco Varela durante el funeral de Estado por el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez "siembran la discordia" y extiende "la incomprensión". "En teoría, el acto iba a servir para recordar la capacidad para el acuerdo de Suárez, y Rouco Varela hizo justo lo contrario", ha lamentado.
En rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, Erkoreka ha afirmado que el conjunto del Ejecutivo autónomo comparte con el lehendakari que las afirmaciones del Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, sobre "las comunidades históricas" y sus alusiones a las "actitudes" que pueden causar una guerra civil "siembran la discordia" en un momento en el que, "lo que tocaba enfatizar era la memoria de la concordia".
Para Erkoreka, Rouco pronunció una palabras "que suscitaron la indignación y la incomprensión de muchos de los que estaban presentes en la Iglesia" en ese momento. "En teoría, el acto iba a servir para recordar la capacidad para el acuerdo que tenía Adolfo Suárez, el objetivo del acto era recordar la memoria de una persona que mostró una capacidad especial para el acuerdo", ha destacado.
El portavoz del Gobierno vasco ha apuntado que, sin embargo, "lo que hizo Rouco Varela fue justo lo contrario, en lugar de recordar el acuerdo, ha incrementado el desacuerdo y ha extendido la incomprensibilidad por todas partes".
Durante el funeral de Estado, el arzobispo de Madrid animó a seguir el ejemplo de Suárez para garantizar la concordia de los españoles "y sus comunidades históricas" y superar las actitudes que "pueden causar" una guerra civil.
Además, sin citar expresamente el debate soberanista en Cataluña, instó a sacar consecuencias de la vida del expresidente del Gobierno "mirando al bien de España, a su presente y a su futuro", para afirmar que, entonces, "la concordia fue posible con él; ¿Por qué no ha de serlo también ahora y siempre en la vida de los españoles, de sus familias y de sus comunidades históricas?"