Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno avisa que hacer del Valle de los Caídos un centro de Memoria exige máximo consenso para no reabrir heridas

Aclara, ante las críticas del PSOE, que las obras realizadas en 2012 evitarán "el deterioro" de los osarios
El Gobierno ha dejado claro al PSOE que la eventual transformación del Valle del los Caídos en un lugar para el recuerdo de todas las víctimas de la Guerra Civil, lo que implicaría el traslado de los restos de restos de franco y crear un Centro de la Memoria, requeriría del "máximo consenso, para no reabrir heridas innecesarias".
Así lo asegura el Ejecutivo en la respuesta que ha remitido al portavoz del PSOE en el Comisión Constitucional del Congreso, Ramón Jáuregui, que era ministro de la Presidencia cuando se hizo público el informe de la Comisión de Expertos que abogaba por iniciar un proyecto de "resignificación" del Valle de los Caídos.
Jáuregui preguntó sobre este particular el pasado mes de mayo, cuando el Gobierno aprobó destinar 286.845 euros una primera actuación parcial para restaurar la portada de la Basílica del Valle de los Caídos, afectada por "graves problemas de erosión y desprendimientos".
El exministro recordaba al Ejecutivo que el informe de los expertos aconsejaba "detener el deterioro" del conjunto arquitectónico, principalmente porque allí "se encuentran inhumados los restos de más de 33.847 españoles, muertos de la Guerra Civil".
Pero, según recalca, apuntaban que ese "esfuerzo económico" exigía "previamente una pacificación social y política del Valle de los Caídos que legitime el mantenimiento y cuidado de este conjunto monumental y haga del Valle un lugar de encuentro de todos los españoles, fueren cuales fueren sus ideologías".
En este contexto, el dirigente socialista preguntaba al Gobierno si esas obras de mantenimiento no deberían inscribirse en un plan de transformación y resignificación de El Valle para convertirlo en un lugar de Memoria "reconciliada", por qué no se han seguido las recomendaciones de los expertos en esta materia y si tiene intención de "abordar esa resignificación".
"RECOMENDACIONES GENERALES DE INTERÉS"
En su contestación, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno garantiza a Jáuregui que considera "de interés" las "recomendaciones generales" del Informe de la Comisión de Expertos, cuyos integrantes le merecen "valoración y respeto".
Pero en lo que se refiere concretamente a las "actuaciones de resignificación integral del Valle de los Caídos", que recoge el citado informe, el Ejecutivo destaca que "ha de señalarse que éstas exigen el máximo consenso, para no reabrir heridas innecesarias".
En este contexto, justifica las obras iniciadas en el recinto alegando que tienen como objetivo "asegurar el estado de las instalaciones, así como su mantenimiento preventivo para evitar el deterioro del conjunto y posibles riesgos para las personas".
Las nuevas obras en la fachada principal Basílica persiguen asegurar su estado y "sustituir las medidas provisionales de protección realizadas en 2011". Respecto a otras reformas acometidas al año pasado en las cubiertas, el interior del templo y en el Risco de la Nava, explica que lo que se hizo fue "canalizar las aguas de lluvia para evitar un mayor deterioro".
"El agua es la causa fundamental del mal estado de los osarios con lo que las obras evitarán su deterioro", responde el Ejecutivo al diputado socialista quien había preguntado al Gobierno si considera "que es más importante reparar la escultura 'La Piedad' --una de las más deterioradas de la fachada--, que dignificar los osarios de los 33.847 muertos allí depositados" y si cree que es "digno" mantener esos restos en sus condiciones actuales.