Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dice que Mas recibió "respuesta por adelantado" de la UE y le acusa de fracturar a los catalanes

Fernández Díaz se remonta a la Transición y recuerda que los catalanes pedían Estatuto de Autonomía y ser un solo pueblo
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha afirmado este viernes que la carta del presidente catalán, Artur Mas, a dirigentes europeos para pedirles su apoyo a la consulta independentista ya tuvo "respuesta por adelantado" por boca del presidente del Consejo Europeo y de la Comisión Europea.
Además, Fernández Díaz ha acusado a Mas de estar provocando una "fractura" sin precedentes en la sociedad catalana, incluso entre familiares y amigos, con un proyecto que está "contaminando la convivencia".
Preguntado por las cartas en una rueda de prensa convocada para valorar los datos de la siniestralidad del tráfico en 2013, el titular de Interior ha recordado que, el mismo día que Mas anunciaba la fecha y la pregunta de la consulta de independencia, el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, que se encontraba en Madrid de visita oficial, dijo "claramente" que si una parte de un Estado miembro se separa "queda automáticamente excluido" de la UE "y debe ponerse en la cola si quiere volver a reingresar".
En la misma línea, ha añadido que también el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, respondió en el mismo sentido, e incluso ha aludido a la entrevista que Mas concedió al diario italiano 'La Repubblica' reconociendo que Cataluña saldría de la UE en caso de independizarse. "Él mismo se contestó a sí mismo", ha dicho.
Al margen de las cartas enviadas por Mas, Fernández Díaz ha añadido que, como catalán, lo que le "duele de verdad" de los planes de Mas es que está fracturando a la sociedad catalana hasta el punto que estas Navidades ha podido comprobar que hay familias o amigos que han optado por no reunirse. "Acabo de vivir situaciones muy tristes que jamás pensé que viviría en Cataluña", se ha lamentado.
NO HAY DESAFECCIÓN, SINO FRACTURA
Así, cree que no hay una "desafección" entre Cataluña y el resto de España --utilizando el término al que recurrió en 2007 el entonces presidente de la Generalitat José Montilla--, sino que se está produciendo una "quiebra social, familiar" en la sociedad catalana por una iniciativa que considera que va "en perjuicio de Cataluña" y "en contra de los intereses del conjunto de España".
El ministro ha recordado los eslóganes que se coreaban en Cataluña durante la Transición, empezando por "Libertad, amnistía y Estatuto de Autonomía" para recordar que, entonces, los catalanes pensaban que la libertad tenía que venir acompañada de autogobierno y de la "restauración de la Generalitat".
Pero también ha recordado un segundo lema, "Hoy más que nunca un solo pueblo", para incidir en que en los años setenta se quería evitar una fractura en una sociedad que había recibido mucha migración de otras partes de España.
"Se decía catalán es aquel que vive y trabaja en Cataluña y hoy por el contrario algunos están trabajando y no dejan de trabajar para que hoy más que nunca Cataluña sea un pueblo dividido y fracturado social y familiarmente", se ha lamentado.