Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco: "la única alternativa" de ETA es que "inicie un proceso de desarme y fin definitivo"

El secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández, ha afirmado que todas las vulneraciones de derechos humanos "tienen que recibir el mismo tratamiento y el derecho a la Justicia implica que haya proceso judicial". Además, cree que "la única alternativa" de ETA es que "inicie un proceso de desarme y fin definitivo" de forma unilateral y cree que el Gobierno de Rajoy debe darle "prioridad" al tema de la pacificación y la convivencia.
En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Fernández ha considerado que hay "margen de maniobra" para realizar un documento que recoja aportaciones de todas las sensibilidades políticas.
A su juicio, los puntos en los que más habrá que trabajar, por las alegaciones que se han hecho, son los de la Ertzaintza y el Instituto de la Memoria.
Para Jonan Fernández, su Plan y la ponencia de paz "son muy complementarios", y ha recordado que el primero de ellos "tiene que impulsar un proceso en el que hay unas cuantas obligaciones", como exigir y acompañar el cese definitivo de ETA, el desarme, el final de la banda, y también "clarificar el pasado".
"Tenemos que construir la memoria que clarifique lo que ha pasado y construir una sociedad que tenga una convivencia integrada, sin mundos separados y poco más", ha subrayado.
Para ello, desarrollan actuaciones en ámbitos diferentes como en la educación, en la cultura, en la juventud, en la Policía y en los medios de comunicación. "Pero, para todo eso, hace falta diálogo y acuerdo, y en algún sitio, las familias políticas de este país se tienen que sentar a dialogar", ha aseverado.
En este sentido, ha destacado que la ponencia del Parlamento "es un sitio perfecto porque es un ámbito institucional y permite trabajar con una cierta discreción". "Estamos condenados, como sociedad, a buscar ese espacio de diálogo y de entendimiento entre las distintas familias políticas de este país", ha dicho.
PONENCIA DE PAZ
Tras mostrar su convencimiento de que la ponencia de paz "desencallará", ha precisado que "las cosas van a ir a mejor, no a peor". "La sociedad difícilmente entiende que se mantenga esta política de no diálogo y, al final, el elemento tractor de los cambios siempre es la sociedad, que en estos momentos tiene otras prioridades, quiere que, en este tema, demos pasos definitivos para asentar, de una vez por todas la paz, y para tener una convivencia normalizada", ha añadido.
Fernández ha señalado que "en todos los casos de violencia, de guerra, de situaciones de este estilo que se han vivido en otros países, cuando cesan las hostilidades y desaparece el factor de la violencia, hay un relajamiento social". "Y en nuestro caso, además, hay un factor añadido, y es que ha irrumpido la crisis y el paro con una fuerza muy importante y eso ha alterado el orden de prioridades de la sociedad. Pero eso no quiere decir que, para la sociedad, no es importante que, en este tema, se vayan dando pasos definitivos", ha manifestado.
El Secretario de Paz y Convivencia ha señalado que la política siempre va acompañada de "teatralización" y de "uso y abuso de la demagogia". "Pero yo creo que, en este tema, tenemos que hacer un esfuerzo de rigurosidad, de seriedad y responsabilidad porque tenemos una oportunidad histórica. Tenemos que tomar altura y mirar de dónde venimos y a dónde queremos ir", ha precisado.
Tras señalar que hay aportaciones que acusan al documento del Gobierno vasco de "diluir la responsabilidad de ETA", ha indicado que existen otras que le critican por "señalar sólo la responsabilidad de ETA".
"No puede ser una cosa y la contraria a la vez", ha apuntado, para llamar a que no se caiga en "la trituradora de la demagogia" y centrarse "en lo que realmente hay que hacer".
Jonan Fernández ha manifestado que, en las próximas dos o tres semanas, su Secretaría realizará "un esfuerzo de integrar todas las aportaciones que sean posibles", de forma que "va a haber modificaciones a la redacción del plan". Posteriormente, se tratará con los grupos parlamentarios los contenidos de su nueva propuesta, "y como es un plan estratégico", su aprobación se llevará a cabo a medidos de noviembre, seguramente".
A su juicio, "es un pena" que el Gobierno de Mariano Rajoy "no ponga mucho interés" en esta iniciativa, y ha recordado que el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el Gobierno vasco "están reclamando otra actitud por parte del Gobierno español".
De esta forma, le ha pedido que sitúe este asunto "en el lugar de preferencia o prioridad que debe tener". "Bastaría con que el Ejecutivo de Rajoy aceptara como criterio que, en este tema tan delicado e importante, buscara el consenso con las instituciones vascas y no actuara de forma unilateral", ha añadido.
En este sentido, ha considerado que no debe desarrollar la política penitenciaria "al margen de las opiniones de las instituciones vascas". En su opinión, en este tema "se deben dar pasos" y sería "importante" que tuviera en cuenta el criterio de las instituciones de Euskadi. "La actuación del Gobierno de España en este tema está marcada por el inmovilismo", ha subrayado.
En cuanto a ETA, ha asegurado que "la única alternativa que hay" en estos momentos es que "inicie el proceso de desarme y final definitivo, y esto es lo que espera la sociedad, lo que exigen las instituciones, las fuerzas políticas, y esto es lo que necesitan el país y la izquierda abertzale" porque la cuestión del desarme "se ha convertido en un tapón que impide se puedan dar otros pasos en otros terrenos".
Por ello, ha señalado que cabe esperar de la banda que "dé pasos, con celeridad, en materia de desarme". "El desarme es importante porque tiene un valor simbólico indudable, es la prueba fehaciente de que hay una voluntad de desaparición, de dejar fuera la amenaza, pero, por otra, es muy importante que expresiones que estén por ahí circulando no estén fuera de control, sino que estén controlados y sacados de la circulación", ha señalado.
VÍCTIMAS
Jonan Fernández ha considerado que "no hay una visión monolítica por parte de las víctimas, aunque haya voces que se escuchan más". "Aquí es muy importante que, nosotros, como Gobierno, sepamos cuál es nuestra obligación y nuestra responsabilidad. Y nuestra obligación es tratar que los derechos de verdad, justicia y reparación respecto a las víctimas, se vean desarrollados", ha añadido.
En esta línea, ha precisado que, "a partir de ahí", se tendrá que hablar con las asociaciones de víctimas, escuchar sus reivindicaciones, atender a sus preocupaciones". "Y, al mismo tiempo, tenemos que cumplir con nuestra obligación de impulsar una convivencia normalizada, mirando al futuro, sin olvidarnos del pasado y asentándonos en una visión crítica del pasado, de la injusticia de la violencia", ha apuntado.
VÍCTIMAS
A su juicio, "en el terreno de derechos humanos y de víctimas", el Ejecutivo tiene "orientaciones muy precisas de instituciones internacionales" sobre cómo actuar. En este sentido, ha señalado que deben cumplir esas directrices.
Según ha indicado, "no hacerlo, implica que ocurran" que haya actuaciones de instituciones "que chirríen como está ocurriendo con la querella Argentina" porque no se debe "pasar página o mirar el pasado de una manera parcial".
En este sentido, ha señalado que no debe hacer "excepción en ese sentido y todas las vulneraciones de derechos humanos tienen que recibir un mismo tratamiento, y el derecho a la justicia implica que haya un proceso judicial".
Sobre la Conferencia de alcaldes de San Sebastián, ha señalado que representantes del Gobierno vasco "tienen predisposición a participar y acudir", y está esperando a ver la metodología de las jornadas para definir la interlocución y participación" del Ejecutivo.