Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno cántabro creará grupos de investigación de incendios forestales

En 2015 se han registrado en Cantabria 837 incendios con 15.600 hectáreas quemadas
El Plan Integral de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales que el Gobierno de Cantabria se ha comprometido a aprobar en un plazo máximo de seis meses contemplará la creación de grupos de investigación de incendios, la coordinación con la Fiscalía de Medio Ambiente y la Guardia Civil, y la pérdida de subvenciones por incumplimiento del código de buenas prácticas en el uso del fuego, entre otras medidas.
Así lo ha anunciado el consejero de Medio Rural, Jesús Oria, durante la comparecencia a petición propia que ha realizado este viernes en el Parlamento para informar de la ola de incendios que en los últimos 15 días de 2015 arrasó más de 10.000 hectáreas, provocando unos daños que esta Consejería ha cuantificado en 92 millones de euros.
Según ha explicado, el plan tendrá una vigencia inicial de diez años, 2016-2025, con una revisión intermedia a los cinco años. Se articulará en ocho programas, con medidas estructurales y organizativas que incluyen la cobertura de las vacantes existentes en la guardería y las cuadrillas forestales, para disponer de un servicio permanente de guardia 365 días al año.
A juicio de Oria, la revisión del Decreto 12/2011 que regula actualmente el operativo de incendios, así como la consecución de un nuevo acuerdo administración-sindicatos, son "un punto de partida fundamental".
El plan también contemplará la mejora de los medios materiales, en especial completar la red de naves forestales, aumentar el número de autobombas, renovar el parque de vehículos y mejorar de forma sustancial el sistema de comunicaciones.
A las medidas estructuras y organizativas se unirán programas de prevención, restauración, educación ambiental y concienciación, participación; promoción, seguimiento y evaluación; y financiación.
PREVENCIÓN
En el ámbito de la prevención, se revisará la orden que regula las normas sobre uso del fuego y se reforzará la vigilancia activa y la investigación de las causas y autores de los incendios. Oria ha anunciado que se crearán grupos de investigación formados por técnicos y guardería, coordinados con la Fiscalía y la Guardia Civil.
El acotamiento al pastoreo, la prohibición de la caza en el marco de los planes de restauración que también se incluyen en el plan, la eliminación de las superficies quemadas a efectos de contabilidad de superficies pastables o la perdida de subvenciones por incumplimiento de los códigos de buenas practicas o de los acuerdos o contratos para la gestión de los pastos deben ser también, según Oria, "instrumentos disuasorios que necesariamente deberán formar parte del plan integral como medida complementaria en el marco de la planificación y concertación, que son la base fundamental".
El consejero ha mostrado su voluntad de que el plan sea objeto de la "máxima participación pública" en su elaboración, aplicación y seguimiento. Con este objetivo, ha anunciado que en las próximas semanas se convocará la Mesa para la Prevención y Lucha contra Incendios, en la que estarán representadas la Fiscalía y la Guardia Civil, la Universidad de Cantabria, organizaciones profesionales agrarias, entidades locales y organizaciones conservacionistas.
La primera reunión de este foro se celebrará en el plazo máximo de dos meses y en ella se debatirá un documento básico. Una vez aprobado, esa mesa será el órgano de seguimiento del plan.
837 INCENDIOS Y 15.600 HECTÁREAS QUEMADAS EN 2015
Según los datos aportados por el consejero, en 2015 se han registrado en Cantabria un total de 837 incendios que han quemado 15.600 hectáreas. La media de la última década se sitúa en 538 incendios al año y 6.525 hectáreas quemadas, lo que significa "más de un incendio al día y 18 hectáreas quemadas en 24 horas".
Oria ha destacado que el 79% de los incendios son intencionados y el 15% fruto de negligencias, con lo que un 94% es atribuible a la acción del ser humano. Otro 5% es de causas desconocidas y sólo un uno por ciento de origen natural.
Según ha relatado, los 400 incendios registrados en la última quincena del año afectaron a 65 de los 102 municipios de Cantabria, el 89% afectaron a montes de utilidad pública (MUP), con lo que ello supone para los ingresos de las entidades locales; y el 60% de la superficie quemada corresponde a espacios naturales protegidos. Oria ha explicado que aún hay pendientes de analizar 600 hectáreas.
La Consejería de Medio Rural ha cuantificado en más de 71 millones los daños en bosques autóctonos; en casi cinco millones los daños en masas forestales con aprovechamiento comercial; y en 15,5 millones los daños ambientales, si bien Oria ha matizado que se trata de una valoración "de mínimos".
También ha explicado que en estos 92 millones no están incluidos los costes de extinción, que en una primera valoración se estiman en más de medio millón de euros; ni daños por cuantificar que no dependen de la Consejería de Medio Rural; ni los "daños morales" que han sufrido muchos cántabros al ver sus pueblos rodeados por el fuego o el riesgo para las vidas de las más de 800 personas que trabajaron en la extinción de estos incendios, a los que Oria ha vuelto a reconocer su "profesionalidad y dedicación".
"UN ANTES Y UN DESPUÉS"
"La gravedad de lo ocurrido nos obliga a todos a una profunda reflexión y debe significar un antes y un después" en la prevención y lucha contra los incendios forestales, ha recalcado el consejero, quien ha destacado que el plan integral pretende marcar "un punto de inflexión" y convertirse en "la herramienta para conseguir un pacto social que acabe con la lacra de los incendios". "El plan quiere ser un marco para la concertación y la conciliación de intereses", ha concluido.
Tras la comparecencia del consejero, todos los grupos parlamentarios han saludado la iniciativa del Gobierno de elaborar este plan integral que según ha dicho Oria, entrará en vigor de forma inmediata tras su aprobación por el Consejo de Gobierno. También de forma unánime han destacado la necesidad de mejorar los medios humanos y materiales, algo que ha corroborado el propio consejero al reconocer que "hay muchos déficits".
Podemos ha pedido al Gobierno que presente el plan en el Parlamento para que los grupos puedan hacer aportaciones. Oria ha reconocido que no lo tenía previsto pero ha dicho que "lo dará una vuelta, y si es factible, ningún problema". Además, el partido morado ha reclamado que "quemar no salga gratis".
Ciudadanos ha hecho hincapié en la necesidad de mejorar la dotación de las cuadrillas forestales, que se ven "aislados en el monte" con medios analógicos. El PSOE ha recalcado que la gestión de pastos es fundamental porque en Cantabria hay "una anarquía absoluta en el pastoreo".
Desde el PRC han criticado la gestión del Gobierno del PP en la anterior legislatura, en la que a su entender no sólo "no se ha hecho nada" sino que se adoptaron medidas que sitúan "en la base de lo que ha ocurrido".
El PP ha reconocido al Gobierno su "capacidad de iniciativa", ha salido en defensa de los ganaderos, y ha anunciado que registrará una iniciativa parlamentaria para proponer la creación de la 'Mesa del Fuego'. Asimismo, ha recordado que el PRC ha gestionado el medio natural de Cantabria en 17 de los últimos 21 años.
Oria ha replicado al PP que su mandato ha supuesto "cuatro años absolutamente perdidos" en esta materia, ya que su antecesora en la Consejería y actual senadora popular, Blanca Martínez, se limitó a presentar un borrador de plan de incendios "cuando ya había terminado la legislatura con un gobierno ya en funciones".
El consejero ha concluido afirmando que "se aprovechará lo que sea aprovechable" de ese borrador, como el diagnóstico elaborado por los técnicos sobre los incendios forestales en Cantabria.