Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno uruguayo no confirma el viaje del presidente Mujica a Argentina

En la imagen el presidente de Uruguay, José Mujica (d), conversa con su homóloga de Argentina, Cristina Fernández (i). EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno uruguayo no confirmó el viaje del presidente José Mujica a Buenos Aires para reunirse con la mandataria argentina, Cristina Fernández, con el fin de destrabar las negociaciones por el monitoreo del río Uruguay, pese a que hoy fue anunciado por la Casa Rosada.
Ni la oficina de la Presidencia ni la Cancillería uruguayas confirmaron esa reunión, que, según el Gobierno de Argentina, está fijada para mañana miércoles por la tarde en la residencia oficial de la mandataria argentina.
Portavoces del presidente Mujica dijeron a Efe que se habían enterado de ese viaje "por la prensa" y que no estaban en condiciones de confirmar la información, si bien señalaron que el viaje "no sería extraño".
"Mujica está muy interesado en resolver esa situación, por eso no sería extraño que al final viajara, pero aún no lo sabemos", señalaron.
La página web de la Presidencia argentina anunció que Mujica y Fernández se reunirán a las 15:00 horas en la residencia presidencial de Olivos, a las afueras de Buenos Aires.
Según la comunicación oficial, ambos mandatarios abordarán "el tema del monitoreo conjunto de la situación ambiental de la planta de celulosa UPM (ex Botnia), instalada sobre la margen oriental del río Uruguay", que marca frontera entre los dos países.
El documento también indicó que Mujica iba a viajar hoy mismo a Buenos Aires, algo que fue negado por los encargados de prensa de la Presidencia de Uruguay.
El Tribunal Internacional de La Haya estableció en abril que Uruguay violó el tratado bilateral de administración compartida del río al permitir de forma unilateral la instalación de la papelera, pero consideró que no está demostrado que la planta contamine, aunque instó a ambos países a hacer controles conjuntos.
A partir de este mandato, ambos países intercambiaron en las últimas semanas diversas propuestas para delinear un acuerdo que establezca cómo se harán los controles.