Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno admite un "vacío constitucional" sobre si se pueden activar ya los plazos de la investidura

Apunta a un informe que hizo el Consejo de Estado en 2003 tras el 'tamayazo' en la Comunidad de Madrid
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha admitido este viernes que en la Carta Magna hay un "vacío constitucional" acerca de si se pueden activar ya los plazos para ir a unas nuevas elecciones si no hay un candidato claro para una sesión de investidura. Eso sí, ha dicho que hay "precedentes de informes de otras instituciones sobre casos similares" que "están ahí", en alusión a un dictamen que el Consejo de Estado hizo en 2003 tras el 'tamayazo' en la Comunidad de Madrid (transfuguismo de dos diputados del PSOE que impidió al socialista Rafael Simanca ser presidente).
Así se ha pronunciado al ser preguntada, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros si sería constitucional ir a unas nuevas elecciones sin que medie una investidura fallida, dado que hay juristas que sostienen que sería posible, pero la Carta Magna apunta a que esa sesión de investidura debe producirse necesariamente para poder dejar correr el plazo de dos meses antes de unos nuevos comicios.
Sáenz de Santamaría ha reconocido que hay "unidad" en la doctrina en que "hay un vacío constitucional" porque el artículo 99 de la Carta Magna "habla del plazo después, pero no del plazo antes, a diferencia de algunos Estatutos de Autonomía".
En concreto, el artículo 99 de la Constitución establece un plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, para que el Rey disuelva las Cámaras y convoque elecciones si ningún aspirante consigue el apoyo para ser presidente del Gobierno. Esta decisión debe ser refrendada por el presidente del Congreso. Sin embargo, el Rey no tiene un plazo para proponer al candidato y por tanto, tampoco está fijado cuándo debe celebrarse la primera sesión de investidura, por lo que esta situación se podría prolongar 'sine die' sin que exista opción de desbloqueo.
Sin embargo, la vicepresidenta ha insistido en que "no le corresponde al Gobierno tomar esa decisión" y ha añadido que "los vacíos legales están para cubrirse". "Pero yo no adelantaría acontecimientos. Estamos en ese proceso y a nosotros no nos corresponde hacer ese tipo de informes como Gobierno. Y ya digo, precedentes existen y están a disposición de ustedes", en alusión al informe que hizo en su día el Consejo de Estado en 2003 tras el 'tamayazo' en la Comunidad de Madrid, donde finalmente se repitieron las elecciones y ganó la candidata del PP, Esperanza Aguirre.
"NO CORRESPONDE AL GOBIERNO"
Al ser preguntada si, en caso de que no haya un candidato a la investidura, el Gobierno es partidario de buscar alguna fórmula que permita que empiecen a correr los plazos para convocar unas elecciones, Sáenz de Santamaría ha abundado en que "no corresponde al Gobierno tomar la decisión de la investidura y de la no investidura".
"No es una decisión que nos corresponde a nosotros. Los distintos representantes de los grupos políticos en sus consultas con el Rey son los que tengan que ir determinando a quien están dispuestos o no dar los apoyos y eso será lo que determine el futuro de este proceso", ha manifestado.
Preguntada después si, dado que existe ese vacío constitucional, si la jefatura del Estado puede pedir que se pronuncie el Consejo de Estado u otra institución para buscar una salida, Sáenz de Santamaría se ha limitado a decir de nuevo que "al Gobierno no le corresponde" decidirlo y ha apuntado de nuevo a esos "precedentes" relativos al informe que hizo el Consejo de Estado en 2003. "El Gobierno aquí no somos los que tenemos que decidir cómo se va a solventar", ha concluido.