Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ha consultado a la Abogacía del Estado si puede aprobar un decreto ley estando en funciones

El Gobierno ha realizado consultas con la Abogacía del Estado sobre si es técnica y legalmente posible aprobar un decreto ley mientras que el Ejecutivo esté en funciones, según informaron a Europa Press fuentes del Ejecutivo.
La respuesta fue afirmativa. El Ejecutivo de Zapatero podría aprobar un decreto ley a partir del día siguiente de las elecciones generales, pero para ello tiene que tener acreditada la urgencia de lo que haga.
Este tipo de consultas se realizaron hace ya tres semanas, a principios de octubre y no se plantearon sobre un tema concreto. La cuestión teórica que se expuso giraba en torno a qué se puede hacer y qué no, en materia de disposiciones legales, en el caso de un gobierno en funciones.
Las consultas han tenido un nivel muy informal, en el sentido de que no se ha elevado un informe jurídico exahustivo sobre el asunto. Pero sí es cierto que la Abogacía del Estado ha estado estudiando el tema y ha realizado un análisis de la realidad jurídica en cada periodo de tiempo.
Así, ha expuesto al Gobierno que si decide hacer un decreto ley antes de que se celebren las elecciones el próximo día 20 de noviembre, no tendrá ningún problema a nivel legal. La duda mayor se planteaba si el Gobierno adopta una decisión de estas características a partir del 21 de noviembre, es decir, al día siguiente de que se celebren los comicios.
La respuesta en este caso es la misma, es posible hacerlo, pero siempre y cuando se acredite a urgencia de las medida que se vayan a tomar. Las fuentes consultadas por Europa Press explicaron que este tipo de consultas tiene su origen en los problemas económicos por los que atraviesa España y por la posibilidad de que fueran necesarias nuevas medidas económicas.
De hecho, ayer mismo la canciller alemana, Angela Merkel, aunque reconocía que España había hecho mucho por reducir el déficit, apuntaba que el Ejecutivo español tendría que hacer más. Y lo hizo justo el día anterior a que se celebre la cumbre de jefes de estado y de Gobierno de la UE. La demanda fue respondida acto seguido por el secretario de Estado para la Unión Europea, Diego Lopez Garrido, quien afirmó que España hará todo lo necesario para cumplir los objetivos de reducción del déficit pactados con la Unión Europea.
El problema es que algunos servicios de estudios ya dan por hecho que el compromiso de Zapatero de no sobrepasar el 6 por ciento de déficit en 2011 no se va a cumplir y ya se está barajando que los objetivos para este ejercicio se pueden estar desviando entre el 0,5 y el 2 por ciento.