Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno convocará el 17 de septiembre en Madrid a los países del Mediterráneo para abordar la crisis libia

El Gobierno convocará a los países a ambos lados del Mediterráneo a una reunión el próximo 17 de septiembre en Madrid para abordar la crisis política y de seguridad en Libia y analizar su impacto regional, según ha anunciado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo.
"Libia constituye un peligro inminente para la estabilidad de la región y para la estabilidad de Europa y muy especialmente para la frontera sur de Europa, que somos nosotros", ha advertido el ministro en rueda de prensa final al término de la reunión extraordinaria de los Veintiocho para justificar la iniciativa española de convocar una reunión sobre la crisis libia.
Margallo no ha concretado los países que serán invitados ni cuáles han confirmado ya su asistencia pero ha precisado que la iniciativa española está teniendo una respuesta "muy satisfactoria".
El jefe de la diplomacia española ha advertido de que si no se ataja el conflicto en Libia "se puede convertir en otro Afganistán" y "se produzca una división del país" y ha insistido en que la crisis libia "tiene una gravedad, una seriedad para nosotros tan importante o más que lo que está ocurriendo en Irak" dado que está "más cerca de nuestra frontera" y por tanto es "más susceptible de alimentar un proceso de inmigración, que está sufriendo la frontera sur".
Los Veintiocho han condenado el aumento de la violencia en Trípoli, Benghazi y en otros puntos del país y han reconocido su fuerte preocupación por las amenazas que plantea el país para la seguridad regional y de la Unión Europea en unas conclusiones que han adoptado sobre Libia, al tiempo que han reiterado su implicación en el país, incluido a través de su misión EUBAM Libia para asistir a las autoridades el país en "los desafíos de la gestión de sus fronteras".
Los ministros de Exteriores de la UE han instado a todas las partes a aceptar un alto el fuego inmediato auspiciado por la ONU y han reclamado que la Cámara de Representantes recién electa contribuya a un acuerdo político "integral" para salir de la crisis que vive el país desde la caída del régimen de Muamar Gadafi por los constantes enfrentamientos entre grupos tribales y regiones del país.
Los Veintiocho han elogiado los esfuerzos del representante especial del secretario general de la ONU para Libia, Tarek Mitri, tras subrayar el papel clave de la ONU para coordinar los esfuerzos de la comunidad internacional en Libia y han respaldado la nominación del diplomático español, Bernardino León, hasta ahora enviado especial de la UE para Libia, como su sucesor, un nombramiento que ven como "reconocimiento a la implicación de la UE" en el país.
León ha agradecido "la confianza" de la ONU y del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y ha avanzado que tiene intención de viajar a Trípoli "pronto" para continuar apoyando las discusiones entre las diferentes partes en el país, tras subrayar el "trabajo excelente" de su antecesor para facilitar un diálogo político y mediación entre ellas.