Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El delegado del Gobierno denuncia ante la Fiscalía la quema de una bandera española en Barakaldo

Asegura que no se permitirá que "agentes de la Guardia Civil sean vilipendiados".
El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha comunicado este jueves a la Fiscalía la quema de una bandera española en la localidad vizcaína de Barakaldo y ha transmitido las órdenes correspondientes a las Fuerzas de Seguridad del Estado para que identifiquen a los presuntos autores de estos hechos, que también "han perpetrado actos insultantes" contra la Guardia Civil, ya que simularon el ahorcamiento de un agente.
Urquijo ha explicado que ha realizado esta solicitud a la Fiscalía porque "permanecer impasibles ante la quema de nuestros símbolos constitucionales sería transigir con la comisión de un delito" y, además, porque "velar por el respeto de la bandera de España es obligación de cualquier ciudadano pero, con más razón, de aquellos que representamos al Gobierno".
Del mismo modo, ha insistido en que no se permitirá que "una institución ejemplar como la Guardia Civil, sea ofendida y vilipendiados sus agentes, especialmente cuando estos actos tan vergonzosos como cobardes se realizan en las calles del País Vasco, en las que 161 de sus agentes fueron asesinados por defender la ley y la libertad".
Según ha indicado, los autores de estos hechos serían acusados ultraje a la bandera y de un delito contra las instituciones del Estado.
Las Fuerzas de Seguridad de Estado han recibido las órdenes correspondientes para que "hagan todo lo que esté en su mano para identificar a los participantes en estos actos", con el fin de que "respondan penalmente ante la Justicia". "Los nuevos tiempos que algunos pregonan no pueden pasar desde luego por la impunidad ni por la ofensa gratuita", ha concluido.