Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno libra de la cárcel a los dueños de un pub de Murcia que fue condenado por exceso de ruido

El Consejo de Ministros ha acordado conmutar la pena de dos años y medio de cárcel por otra de dos años, lo que abre la puerta a eludir el ingreso en prisión, a tres propietarios de un pub ubicado en la localidad murciana de Archena que fueron condenados por exceso de ruido que afectó a la salud de seis vecinos.
La medida de gracia, a propuesta del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha sido concedido a Emilia Ibáñez, Sergio Ibáñez y Ascensión García.
Con la rebaja de la condena, según indican a Europa Press fuentes jurídicas, el Gobierno permite que se pueda aplicar el artículo 88 del Código Penal por el que se pueden sustituir a los reos no habituales las penas de cárcel que no excedan los dos años de prisión por multa, o multa y trabajos en beneficios de la comunidad.
PERO EL FRAGGLE ROCK NO REABRE
El Juzgado de lo Penal número 5 de Murcia condenó en abril de 2009 a los dueños del pub 'Fraggle Rock' por un delito contra el medio ambiente a la pena de dos años y medio de prisión y les inhabilitó durante dos años para desempeñar un oficio relacionado con un bar-cafetería o local abierto al público en el que se emita música.
En una sentencia, que fue confirmada por la Audiencia Provincial de Murcia, también se ordenó la clausura del 'Fraggle Rock' por un periodo de cuatro años. El local recibió casi cien denuncias por emitir música por encima del nivel permitido desde 2003 hasta 2007 y causar insomnios y síndrome de ansiedad a varios vecinos de la zona.
Vistos los informes del tribunal sentenciador y del Ministerio Fiscal, el Ejecutivo ha acordado rebajar a dos años de cárcel la pena impuesta y ha mantenido los demás pronunciamientos de la sentencia, a condición de que no vuelvan a cometer un delito doloso en el plazo de tres años desde la publicación de este real decreto.