Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno apunta que eliminar las diputaciones puede ser un paso para que dejen de ser circunscripción electoral

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha apuntado que la eliminación de las diputaciones puede ser "un paso" hacia que la provincia deje de ser la circunscripción electoral y que es lo que quizá subyace en el pacto entre el PSOE y Ciudadanos, que suprime esta institución centenaria.
Santamaría ha asegurado preguntada por este asunto que al eliminar estas organizaciones "se da un paso hacia su debilidad" para que siga siendo demarcación electoral, ha dicho en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
Ciudadanos ya planteó en su programa para las elecciones generales de diciembre un cambio radical del sistema electoral, que entre otras cosas introduciría circunscripciones electorales distintas a la provincia para evitar que en las más pequeñas sea más 'barato' el escaño que en las provincias grandes o comunidades autónomas uniprovinciales, como Madrid.
Santamaría no ha hecho alusión a estos planteamientos de Ciudadanos. Se ha limitado a introducir sus sospechas cuando ha criticado que este partido y el PSOE hablen de suprimir las diputaciones tal cual existen ahora. "Quizá eso también es lo que subyace", ha apuntado.
Por lo demás, en la línea de la crítica del PP de estos días, ha calificado de "incongruente" que se plantee crear un organismo nuevo, un consejo de alcaldes, en lugar de mantener el que ya existe, o que se hable de que se ahorrará dinero cuando las diputaciones utilizan fondos para los ayuntamientos, dinero que habría que seguir invirtiendo, y además son instituciones saneadas.
GUIÑO AL NACIONALISMO
Sáenz de Santamaría ha apuntado además que el nacionalismo catalán siempre ha pedido sustituir las diputaciones provinciales por instituciones propias catalanas, las 'veguerías', como también ha puesto de manifiesto el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, ha subrayado.
"Al final, eliminas las diputaciones provinciales y acabas multiplicándolas por comarcas, mancomunidades, veguerías, etc, etc", ha criticado.
La vicepresidenta ha insistido en el coste económico que tiene el pacto PSOE-Ciudadanos, de unos 50.000 millones de euros según las cuentas que ayer hizo el PP. Preguntada por esos cálculos, qué es lo que suma esa cifra, Santamaría ha dicho que sólo el complemento salarial que se plantea "es buena parte" de esa cifra final.