Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno español se posiciona en torno a Gaza

Moratinos junto a su homólogo egipcio, Ahmed Abul Gheit, a su llegada a El Cairo. Foto: EFE.telecinco.es
Zapatero ha definido de forma más o menos "clara" la posición del Gobierno y de su partido sobre el conflicto en Gaza y ha ofrecido la ayuda de su Ejecutivo; alguna crítica ya le ha costado. Mientras, más cruces de acusaciones, exigencias y palabras, pero los esfuerzos diplomáticos siguen sin resultar efectivos. Israel continúa haciendo caso omiso de todas las voces internacionales que piden el alto el fuego y su Ejército ya se prepara para entrar en el mismo corazón de la ciudad de palestina.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hablado "alto y claro" sobre la situación en Palestina y según fuentes socialistas la postura del Ejecutivo y del PSOE es rotunda en este aspecto: exigir a Israel que detenga su "desproporcionada acción militar" y decrete un alto el fuego inmediato, reclamar a Hamás el abandono definitivo de la violencia y promover un proceso de paz que culmine con la creación de un estado palestino y la estabilización de la zona sobre la base del respeto mutuo.
En Ourense, Zapatero criticó el silencio 'popular' en torno al tema. No han tardado desde el PP en contestarle. El portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, ha acusado al Gobierno de ser el único país occidental que ha tomado un "descarado partido" a favor de Palestina en el conflicto con Israel. Desde el PP, cuya postura es el respeto a la legalidad internacional, Trillo también ha hecho referencia a la manifestación del domingo en Madrid y ha dicho que "estemos conformes o no, y yo desde luego no lo estoy, hay que respetarlo".
La embajada israelí también ha mostrado su queja sobre cómo se había desarrollado esa manifestación y por el hecho de que el PSOE estuviera de esa manera transmitiendo un mensaje que no era el que habían recibido las autoridades. Sin embargo, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha aclarado que en una conversación mantenida con el embajador israelí en España éste le ha comunicado que el Gobierno hebreo no está molesto con las autoridades españolas, aunque sí con la manifestación en sí.
Gira por Oriente Medio y ayuda a la reconstrucción
Mientras tanto, y tras posicionarse, el Ejecutivo ha dado sus primeros pasos sobre el terreno ofreciendo ayuda para la reconstrucción Gaza.
Moratinos, que ha iniciado una gira por la región para apoyar el plan de paz propuesto por Egipto, ha anunciado la disposición de España a contribuir con medios materiales una vez que acabe la ofensiva israelí y a garantizar la seguridad de los pasos fronterizos y del territorio con observadores, policías y guardias civiles.
Hasta el momento, España ya ha aportado 6,5 millones de euros en ayuda humanitaria y, según Moratinos, si hiciera falta un "esfuerzo suplementario" para consolidar la paz, estaría dispuesta a hacerlo.
Israel rechaza una resolución del Consejo de Derechos Humanos
Menos dispuesto está Israel, que ha vuelto a desoír toda exigencia de una alto el fuego. Ahora ha rechazado la resolución de condena a su ofensiva en Gaza, aprobada hoy en Ginebra por el Consejo de Derechos Humanos (CDH), al considerar que es "unilateral" y no cuenta con el apoyo de "los estados democráticos".
"El Consejo está controlado por una mayoría de países musulmanes y no alineados". Es la justificación del ministerio israelí de Exteriores, que además considera que la resolución "ignora el terrorismo contra Israel", y "el hecho de que civiles israelíes están expuestos, desde hace años, al disparo de cohetes y proyectiles de morteros" lanzados desde Gaza.
También ignora, ha dicho Israel, que el movimiento islamista Hamás, y los demás grupos armados palestinos, son "responsables de la situación", y que "emplean a civiles como escudos humanos".
La resolución de condena a Israel pedía el cese inmediato de la ofensiva y decide el envío de una misión de investigación independiente. Obtuvo el apoyo de 33 países, en su mayoría de los países árabes e islámicos, así como de los no alineados. Canadá se opuso a la resolución -EEUU no forma parte del Consejo-, y trece países europeos se abstuvieron.
 
MV