Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno concede la extradición a Colombia del narco 'el carbonero', líder del cártel conocido como La Oficina

El Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha acordado este viernes conceder a Colombia la extradición de Gersey Harrison Jiménez, alias 'el carbonero', natural de dicho país y sospechoso de liderar la organización criminal La Oficina.
El reclamado, que se encuentra en prisión preventiva en España, se le achacan delitos de asociación ilícita, tenencia ilícita de armas, homicidio y homicidio en grado de tentativa al ser considerado uno de los delincuentes más buscados de Colombia.
Según las pruebas aportadas por las autoridades de dicho país, el carbonero se habría establecido como jefe de La Oficina en la localidad colombiana de Armenia, tomando el control del tráfico de drogas en todo el territorio.
Desde su posición habría encargado la muerte de 14 personas que se habían negado a formar parte de su organización criminal, falleciendo doce de ellas; las dos restantes sobrevivieron al atentado. Además, Jiménez habría empleado a menores de edad para llevar a cabo los atentados.
EXTRADICIÓN A ECUADOR
Además, el Gobierno ha concedido este viernes la extradición a Ecuador del venezolano Pedro Emilio Silva Conde, reclamado por el delito de blanqueo de capitales y también en prisión provisional en España.
La Unidad de Análisis Financiero de Ecuador detectó elevadas sumas de dinero que procedían de Venezuela, en concepto de exportaciones de construcciones prefabricadas y maquinaria agrícola de dos empresas radicadas en Ecuador, Escandell y Prospermundo.
Del análisis de la comercialización de dichas empresas se observó que entre 2011 y marzo de 2013 existía una sobrevaloración de los productos exportados a Venezuela de hasta un 1.700%, recibiendo un total de 23.893.797,01 dólares americanos en transacciones a través de instituciones financieras nacionales. Este dinero fue transferido desde estas empresas a Estados Unidos y a una sociedad venezolana representada por el propio Silva.