Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno español cree que la liberación de presos es un "paso positivo" hacia la democracia en Cuba

La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, durante la rueda de prensa que ofreció este viernes tras reunión del Consejo de Ministros. EFEtelecinco.es
La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, dijo hoy que la llegada a España de once disidentes excarcelados por Cuba es "un éxito del que todos nos alegramos" y agregó que su liberación es "un paso positivo" hacia la democratización de Cuba.
En declaraciones a la cadena estatal de televisión española (TVE), Fernández de la Vega señaló que los ex presos políticos expatriados esta semana han viajado a España "voluntariamente".
La vicepresidenta primera recordó que a estos ciudadanos cubanos el Gobierno les ha otorgado un visado de residencia que les da "derechos iguales" a los de los españoles.
"Les hemos acogido, vamos a atenderles y a apoyarles", afirmó María Teresa Fernández de la Vega.
Entre el martes y el jueves pasados llegaron a Madrid los opositores Ricardo González Alfonso, Léster González, Omar Ruiz, Antonio Villarreal, Julio César Gálvez, José Luis García Paneque, Pablo Pacheco, Omar Rodríguez Saludes, Normando Hernández González, Mijail Bárzaga y Luis Milán.
De los 52 disidentes que el Gobierno de Cuba se ha comprometido a excarcelar de forma gradual en un plazo de cuatro meses, merced a un acuerdo entre el Gobierno y la Iglesia de Cuba y la mediación del Ejecutivo español, una veintena ha expresado su deseo de viajar a España tras su liberación.
Estos opositores forman parte del grupo de 75 ciudadanos críticos con el Gobierno cubano que en abril de 2003 fueron condenados a largas penas de prisión acusados de atentar contra la soberanía e independencia del Estado, conspirar con Estados Unidos y socavar los principios de la revolución.